sábado, 26 de mayo de 2007

PEDANTES ARRINCONADOS

Por Humberto Tobón y Tobón

El gobierno de los Estados Unidos reiteradamente ha asumido una actitud pedante frente a los temas relacionados con el medio ambiente, haciendo gala ante el mundo de que por el hecho de ser la más grande potencia económica y militar tiene licencia para hacer lo que se les viene en gana, incluso, emitir el 25% de gases que incentivan el calentamiento global, a pesar de sólo tener el 5% de la población.

La arrogancia de los funcionarios americanos se puede sintetizar en la siguiente frase pronunciada en 2005 por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, al referirse a las posibilidades de que Estados Unidos reconsiderara su posición frente al Protocolo de Kioto y lo suscribiera en el futuro cercano: “Es muy dañino y negativo para la economía de los Estados Unidos. No es parte de nuestro futuro”.

Lo que dijo la señora Rice se une a los planteamientos hechos por los presidentes Clinton y Bush, y por un centenar de científicos y escritores pagados por las industrias petrolera, automotriz y química, para quienes el calentamiento global hace parte de un discurso político que intenta afectar la economía capitalista y restarle importancia al desarrollo tecnológico.

Sin embargo, después del desastre del Katrina que afecto a Florida, Bahamas, Luisiana y Misisipi, donde murieron 1.422 y se produjeron pérdidas por 80 mil millones de dólares, la base social norteamericana empezó a presionar explicaciones oficiales y encontró que los 29 ciclones que golpearon con especial fiereza el sur y el centro de los Estados Unidos en 2005 fueron ocasionados por el calentamiento global, el mismo fenómeno que las autoridades habían menospreciado durante tanto tiempo.

El gobierno norteamericano se vio presionado a analizar con detenimiento el problema climático y ha tenido que empezar a entregar más información pública sobre el tema. Por esta razón, la gente sabe que no son elucubraciones las conclusiones del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático y que el futuro se muestra bastante sombrío si no se toman las medidas de choque correspondientes. Una de esas situaciones críticas afectaría a Nueva York, donde las mediciones de los científicos aseguran que ocurrirán inundaciones hasta de nueve metros de alto que acabaría con gran parte de la base económica de Estados Unidos. Es menester recordar que en el área metropolitana de esta ciudad financiera ya hubo hace 70 años vientos con velocidades internas de 200 kilómetros e inundaciones por oleajes de casi cuatro metros, que ocasionaron la muerte de 600 personas. También ocurrirán desastres en las décadas próximas en ciudades costeras como Atlantic City, New Jersey, Portland, Georgia y Carolina del Sur.

Y claro, cuando a los gringos se les habló de que podrían ver afectada su economía por estos fenómenos naturales, entonces empezaron a auscultar soluciones drásticas, entre ellas, según lo dijo Bush, reducir en los próximos diez años un 20% de los combustibles que utilizan actualmente los automotores, los que serán reemplazados con biocombustibles. Esa fue la razón para que el presidente de ese país viajara a Brasil y Colombia, buscando que estos conviertan sus biomasas en etanol y se lo vendan a bajos precios.

Estados Unidos no está preparado acordemente para enfrentar el actual desmadre meteorológico que se traducirá en más potentes huracanes, desertización, deshielos de los polos, crecimiento del nivel del mar y redistribución de las lluvias y del régimen hídrico. Los gringos creyeron equivocadamente que los fenómenos de la naturaleza sólo afectarían a la pobrería mundial. Ahora sus acciones de emergencia tienen costos muy elevados para la economía, la que incluso podría entrar en crisis y perder niveles de competitividad frente a Europa, continente que desde hace más de seis años se están preparando para enfrentar la crisis del clima.

6 comentarios:

María Alexandra Díaz Muñoz. dijo...

Que interesante posición, me encantaría que me siguieran enviando más artículos como éste.

Monica Uribe dijo...

Humberto, Como esta? Mi nombre es Mónica Uribe y soy ingeniera ambiental de la Universidad los Andes de Colombia. Leí el artículo que usted escribió el cual se titula "Pedantes Arrinconados" y me pareció muy interesante. Queria saber si tiene más artículos de temas ambientales, pues me interesan muchisimo y me gustaria compartirlos con mis colegas, claramente con las referencias respectivas. Me gustaría estar en contacto con usted porque depronto podemos intercambiar información ambietal de países que a los dos nos pueden servir. Espero que usted también le interese! Saludos y quedo a la espera de su respuesta, Atentamente,

Alba Lucía CASTAÑEDA VELEZ. dijo...

Hola Humberto: Grcias por el mensaje. Muy interesante y créeme que lo voy a socializar con otros amigos. Soy la Directora Ejecutiva de la Corporación Ambientalista HOJAS DE HIERBA "H.H." y de la Corporación Red nacional de Mujeres Comunales comunitarias, Indigenas y Campesinas de la República de Colombia REDCOMUINCACOL y precisamente estamos tratando de trabajar unos proyectos ambientales, por lo delicado del asunto climático. Hace unos dias con Hojas de Hierba lanzampos un S.O.S al mundo por el deshielo de los Nevados en Colombia. El correo de HOJAS DE HIERBA es hojasdehierba2003@hotmail.com

Luis Fernando Carrillo dijo...

Que le puedo decir además que tiene toda la razón. Nunca pensaron en que por compartir esta tierra y abusar de elle y explotarla al maximi no le pasara la cuenta de cobro... mil garcias por el documento

Cesar Fandiño dijo...

Muy cierto, ..........a todos los "cerdos" les llega su "nochebuena"!!! es correcto? un día se acabará. Bien por su mensaje.

HERNANDO PALOMINO dijo...

COMPARTO TU ASOMBRO. ABRAZOS,