domingo, 3 de mayo de 2009

¿CUÁL ES LA CIUDAD QUE QUEREMOS?

Uno quisiera vivir en una ciudad socialmente equitativa, que haga buen uso de los impuestos, que combine variables arquitectónicas, urbanísticas y ambientales y que se ajuste a procesos de planeación modernos e inclusivos.

Esto se debe traducir en que la gente tenga espacios para la movilización peatonal, escenarios para el esparcimiento, zonas verdes para la gestión ambiental, servicios públicos de buena calidad, vías amplias para el tránsito automotor, sistemas de transporte público confiables y legalización y formalización de las zonas marginales.

Esa ciudad debe estar abierta a debatir sobre si su gestión urbana debe propiciar la Dispersión o la Concentración. Tiene que tener un balance real de su amueblamiento urbano. Ser capaz de mapear la disponibilidad de tierra. Actualizar el catastro sin afectar la salud económica de las familias. Intervenir decididamente sobre los procesos de gentrificación urbana para evitar conflictos de convivencia local.

Lo ideal es vivir en una ciudad donde no prevalezca un Alcalde Marca sino una Administración de Consensos y Objetivos. Donde se privilegien acciones culturales y se respete la relación entre Diferencia y Diversidad. Y donde se piense el desarrollo en función de concertaciones regionales para la complementariedad, el emprendimiento y la competitividad.

Esa ciudad debe lograr que el gobierno local procure construir un modelo de intervención social y económica que contribuya a mejorar los indicadores de desarrollo humano, buscando que sus habitantes puedan gozar de una vida más larga y digna, acceder fácilmente a los servicios de educación y contar con los recursos mínimos para prodigarse una vivienda confortable y una alimentación permanente.

Los ciudadanos deberían tener la posibilidad de exigir (y que se les cumpliera) que el proceso de rendición de cuentas sobre la actividad de los asuntos públicos no se convirtiera en un espectáculo circense y fuera el escenario propicio para debatir sobre cómo avanza el gobierno, teniendo como punto de partida indicadores técnicos y no discursos efectistas.

La ciudad ideal, y que se puede conseguir, debe ser muy fuerte en procesos de control social, donde la participación ciudadana sea efectiva y donde se pongan en marcha observatorios temáticos sobre políticas públicas, espacio público, seguridad y desarrollo económico, entre muchos otros temas, con lo cual se pueda alcanzar un verdadero Crecimiento de Base Ancha, que es como llaman los especialistas a una democracia incluyente, donde los gobiernos tratan a sus gobernados como personas adultas e inteligentes.

La decisión de vivir en una ciudad que cumpla con estos requisitos está en cada uno de nosotros. Lo importante es saber elegir al más competente para orientar estos sueños. En muchas regiones del mundo han logrado que las ciudades sean verdaderos espacios de convivencia y de buen vivir. ¿Por qué no lo intentamos nosotros?

24 comentarios:

Azucena Bolaños dijo...

Una ciudad como Bogotá requiere tener nuevamente alcaldes de un mayor perfil, que sean más ejecutivo y que reorganicen el desarrollo urbano, pensando más en la gente.

Martin Alonso Velásquez dijo...

Humberto, me imagino que cuando hablaste de este tema estabas pensando en nuestra martitizada Pereira, que ha dado con la desgracia de tener alcaldes tan malos como Juan Manuel e Israel. Muy buen artículo, ya lo distribuí entre los amigos de mi lista. Muchas gracias

Orlando Salazar Zapata dijo...

Humberto, mil gracias por compartirme sus artículos; de ellos saco mucho provecho.

Un abrazo y un saludo,

Emilio Botero - Manizales dijo...

Me llamó mucho la atención su afirmación de que las ciudades no deben tener un Alcalde Marca, sino políticas políticas de gran dimensión. Qué buen apunte para ciudades como la mia, donde el Alcalde quiere ser más importante que la institucionalidad. Muchas gracias por sus aportes.

ROGER MARIN GONZALEZ dijo...

Hola Humberto, tus ideales de ciudad me parecen excelentes, creo que la gran mayoría de ciudadanos hemos soñado con ella, la pregunta es ¿que tan viable es alcanzar dichos propósitos con la pléyade de politiqueros que tenemos, con la mafia que maneja los partidos polìticos en nuestros pueblos y ciudades?. En Pereira como en todas las ciudades de Colombia existen muchos hombres y mujeres aptos para ocupar el primer cargo del municipio, pero el monopolio qeu tienen los actuales partidos y que solo buscan perpetuar la corrupción y la medicridad administrativa no permite que al poder acceda la gente qeu realment tiene buenas intenciones. Obiviamente este estado de cosas está convalidado por una gran comunidad que es manipulada por el seudoliderazgo que tenemos en cada barrio y vereda y de que que todos somos cómplices en la medida en que no hacemos nada por cambiar la situación.

Soy optimista y creo que si lo que pensamos que se puede cambiar y lograr que al poder lleguen los que saben y verdaderamente quieren mejorar las condiciones de vida nos unimos, la politiquería tiene que dar paso a la verdadera polìtica de Estado Comunitario.

titopage dijo...

Me agrada mucho encontrar personas que están interesadas en temas serios y, es muy válido empezar a pensar desde lo micro, dado que una situación como la que estamos afrontando con la presunta "pandemia" es un llamado de atención a nuestra especie que viene depredando indiscriminadamente el planeta.

Sería interesante saber que tanto estamos dispuestos a sacrificar de las cosas modernas, puesto que en vez de disminuir el tráfico vehícular, se nota con preocuopación el incremento de autos movidos con gasolina y ACPM es desmedro del ambiente, sin comentar lo referente a la movilidad.

Iván González dijo...

Al que el caiga el guante que se lo chante. Durísimo cuestionamiento el que hace el articulista. Así es como se crea conciencia real de lo que está pasando en las distintas ciudades del país, con muy pocas excepciones. Esta es un artículo a la medida de lo que está ocurriendo en la capital de la república con Samuel Moreno. Siga escribiendo sobre estos temas tan interesante que ayudan a promover la reflexión de los lectores.

GONZALO SALAZAR dijo...

Apreciado dr. Tobón, lo que dice es un ideal, pero al menos debería ser factible querido doctor vivir en una ciudad a donde la gente pueda venir, asistir a un congreso, departir y salir en su carro sin tener que morir!
El Domingo a las primeras horas (anocheciendo el sábado), unos amigos rotarios que vinieron a una convención en el Melia fueron literalmente arrollados por un muchacho que no paró en la esquina de la 14, matando al señor y dejando gravemente a su esposa. Eminente pareja rotaria de Medellín que vino de convención Rotaria y paseo en nuestra ciudad.
NO LE PARECE QUE LA POLICIA DE TRANSITO que no para de molestar a quienes trabajamos desde temprano hasta tarde...por mil pendejadas, PODRIA MEJOR CONCENTRARSE EN recorrer los rumbiaderos y demás antros de extraños personajes que pululan en esta ciudad? aplicando la mas elemental de las normas........NO conducir Borrachos?
Deberíamos volver a lo más básico,,,,, no nos interesan los rotos ni los contratos ni nada.....QUE SE ROBEN LO QUE LES CONVENGA y que no HAGAN NADA.
Pero que por favor nos permitan VIVIR!

Didier Vélez Madrid dijo...

Me encanto su articulo, le solicito ingresar a la página web amorpormedellin.com y expresar sus opiniones sobre Medellín
Cordial saludo

Carlos Fonseca dijo...

Excelente!!!

Alirio Mendoza, arquitecto urbanista dijo...

Cuando uno va a otros países, incluso algunos vecinos, y regresa, queda con la sensación de que estamos lejor... muy lejos de ellos en desarrollo urbano y en desarrollo humano. Incluso, me atrevo a decirle doctor Tobón, que los ciudadanos son distintos y tienen posiciones más claras sobre su compromiso y sus derechos, eso me imagino que es lo que usted llama Base Ancha. Interesante su comentario, porque le pega en el centro del debate sobre cómo abordar nuestro compromiso social con la construcción de ciudada.

Andrés Perdomo Mercado dijo...

Dr. Me encantó sobre todo lo del alcalde marca!! Hay que profundizar el concepto… un abrazo.

Oscar Alfredo Alfonso Roa dijo...

Señor Tobõn, buen día.

Felicitaciones por su iniciativa y gracias por considerarme entre sus lectores.

Todo bien con su propuesta, es un camino hacia un ideal tipo weberiano. Pero cualquier futuro de nuestras ciudades no se puede desprender del presente. De manera que la cuestión es cuál es la ciudad que hemos construido y como enfrentamos las desviaciones que nos apartan de la ciudad que queremos.

Abrazo,

Luis Miguel Benavides Agreda dijo...

Cámbiele a su texto Ciudad por País

Mauricio Vega Lemus dijo...

Gracias Humberto, muy buena la columna... soñadora... algún dia tendremos que hacer que algo así sea realidad para nuestra Pereira...

Saludos a la familia.

Silvio Pelaez dijo...

GRACIAS, MUCHAS GRACIAS POR SU MENSAJE. TIENE USTED UNA EXCELENTE VISION DEL MUNICIPIO O CIUDAD QUE MERECEMOS ; UN ESFUERZO CONJUNTO ENTRE GOBERNANTES Y GOBERNADOS PUEDE LOGRARLO. LO BUENO SI BREVE, DOS VECES BUENO. MUCHAS GRACIAS.

Olga Milena Gartner dijo...

TE RECOMIENDO LEER A MEMORIAS DE ADRIANO, PARA QUE CONOZCAS UNA CIUDAD IDEAL

oswaldo guayasamin muñoz dijo...

MUY BIEN HUMBERTO POR ESA REFLEXION. UN SALUDO

HOOVER SUAREZ VILLA dijo...

HOOVER SUAREZ VILLA.
Excelente artículo LA CIUDAD QUE QUEREMOS, que bien le caería a la actual administación de Mi Manizales del Alma, sobre todo a la Secretaria de Planeación, para que aprendan como se hace ciudad, y como no debe improvisarse; al concejo para que los miembros de la comisión del Plan se interesen por hacer algunos estudios sobre la Planeación Territorial y así tengan formula de juicio para estudiar, debatir y aprobar o negar las propuestas de PIP (piezas intermedias de planificación).
Da gusto leer comentarios de los que saben.

Jorge Núñez dijo...

Humberto:
Magnífico artículo. Lo voy a distribuir entre mis alumnos de Arquitectura, en la cátedra "Ciudad y vida urbana".
Saludos desde Quito, Ecuador.

Guillermo A. Herrera dijo...

Me gustó bastante, pero.... Aunque un alcalde quiera trabajar en base a consensos, objetivos y concertaciones regionales es muy dificil que lo logre porque aquí en colombia priman los intereses politiqueros, de la mafia, de los pulpos económicos, etc. Un ejemplo: Cali. Ya el gobierno nacional acabó con la empresa publica de aseo EMSIRVA para darsela a quién? y quieren acabar con EMCALI para darsela a quien? Y aunque el alcalde y la ciudadanía hace esfuerzos para impedirlo es muy dificil que lo hagan porque los designios desde arriba de los poderosos ya estàn trazados.

Alonso Molina Corrales dijo...

Que buen texto. Me parece que das en el blanco sobre el contexto dentro del cual debe transcurrir la reflexión y la acción de quienes pretendan orientar desde el liderazgo político el desarrollo de una ciudad como la nuestra.
Recuerda que tenemos pendiente una jornada de trabajo.

Triple abrazo, mi hermano.

Carlos Ariel Giraldo Duque dijo...

Estimado Humberto :

Te felicito por este interesante escrito. Desde lo personal, como ciudadano y actor social y político, es lo que siempre ha inspirado mi actuación pública . Cuando me desempeñé como Concejal de Dosquebradas, mi discurso, proposiciones y proyectos de acuerdo (aprobados unos y rechazados otros por la aplastante mayoría que no piensa en ciudad sino en intereses personales) tuvieron ese norte conceptual. Si encuentras otros que piensen como tú, me uno a ese equipo de soñadores y aporto un grano de arena para la construcción de ese paradigma.
Cordial saludo

Breysa & dijo...

Humberto, especial saludo.
Comparto su muy bien enfocado interés por un "desarrollo" ideal, para nuestras ciudades; sin embargo, no deja de ser lo que personalmente llamo:"intenciones horóscopo". Sería interesante entrar en los 'cómo', proponer soluciones más que complementar diagnósticos.En este sentido, valdría establecer estrategias para apoyar y controlar a los Ediles, primer eslabón formal después de los líderes comunitarios barriales. Si logramos enderezar el compromiso cívico - social de estos, estaremos garantizando a futuro buenos concejales, parlamentarios y senadores.
Gracias,