jueves, 6 de septiembre de 2007

EL PROTOCOLO DE KIOTO Y LAS REACCIONES POLITICAS

El Protocolo de Kioto fue firmado por 141 países en 1997, pero sólo fue ratificado por 125 naciones y entró en vigencia en 2005. El objetivo que persigue es reducir en un 5 por ciento las emisiones de gases causantes del efecto invernadero en el 2012 frente al nivel que se tenía en 1990, tomado como año base.
Los gases de efecto invernadero que hacen parte del Protocolo y sobre los cuales actúa la medición de los objetivos propuestos son: dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, hidrofluocarbono, perfluorocarbono y el hexafluorocarbono de azufre.
Si se logran los objetivos se estará aminorando el calentamiento global, preservando los páramos y evitando la destrucción de la capa de ozono. En esencia, como lo dijo el exsecretario general de la ONU, Kofee Annan, de lo que se trata es de «mantener estabilizadas las concentraciones de gases de efecto invernadero a un nivel compatible con el desarrollo sustentable, la producción de alimentos y la preservación de los ecosistemas»
La demora en entrar en vigencia el Protocolo radicaba en que el mismo debía estar ratificado por países que en conjunto emitieran más del 55% del total de dióxido de carbono, uno de los seis gases que más daños le causa a la atmósfera, y eso sólo se logró cuando Rusia tomó la decisión de sumarse a los 124 países que ya habían aprobado acogerse a los mandatos del Protocolo, que es un documento de 28 artículos y dos anexos jurídicamente vinculante, en donde se obliga a los firmantes a realizar mayores esfuerzos de control y transparencia sobre sus datos reales de emisiones.
Llegar al Protocolo de Kioto en 1997 fue una tarea que comenzó institucionalmente doce años antes en Villach, donde se reunieron científicos de 29 países y reconocieron lo que en 1957 profesores de Hawaii habían descubierto: un incremento permanente del dióxido de carbono en la atmósfera que estaba generando un efecto invernadero sobre el planeta.
En 1988 se realizó la Conferencia Mundial para el Clima y el Desarrollo en Hamburgo. Allí se propuso una mayor eficiencia energética para disminuir las emisiones de dióxido de carbono en el periodo 2000 - 2015 entre el 30% y el 50%. Ese mismo año en Toronto, científicos de 45 países hablaron en la Conferencia sobre Cambios Atmosféricos en torno al efecto invernadero. En ese momento el tema ya había tomado tanta trascendencia a nivel mundial, que científicos y funcionarios de 188 naciones se dieron cita en la Conferencia de Londres para el Cambio Climático en 1989, año en el cual se reunieron también los líderes mundiales en La Haya, preocupados por los descubrimientos que se estaban haciendo debido a las emisiones de gases por la combustión de hidrocarburos.
En 1990 el mundo conoció las primeras cifras concretas de las evaluaciones científicas, las cuales fueron presentadas en la Asamblea de las Naciones Unidas. Entre las conclusiones estaban que la temperatura hasta finales del siglo XXI aumentaría cada década en 0,3ºC. Que el nivel de los mares se incrementaría paulatinamente hasta en 20 centímetros antes de 2030 y llegaría a 65 centímetros en 2100. Y que el 70 por ciento de las emisiones dañinas provenían de países desarrollados y el otro 30 de los que están en vía de desarrollo. Esas predicciones se han actualizado con nuevas mediciones en los últimos 15 años. Se afirma por parte del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático que la temperatura podría incrementarse en 5,8 grados centígrados para el año 2100 si no se toman medidas urgentes, lo que representaría la mayor alza en casi 10.000 años. También se asegura que el nivel de los mares aumentará 50 centímetros y que las emisiones de los países en desarrollados se han incrementado sustancialmente y ya no existe esa diferencia tan marcada en este campo frente a las naciones industrializadas.
Con un panorama tan poco alentador se llegó a la Conferencia de las Naciones Unidas para el Ambiente y el Desarrollo en 1992 en Río de Janeiro. Una de las grandes conclusiones de este evento fue la Convención Básica para el Cambio Climático, a través de la cual se planteó la necesidad de que las naciones más industrializadas redujeran sus emisiones al nivel de 1990. Para revisar el avance de la Convención, se reunieron en Berlín en 1995 representantes de 150 naciones, pero los resultados fueron decepcionantes, entre otras razones, porque no había interés político ni económico en promocionar fuentes alternas de energía, aminorar las descargas de gases producidos por combustión de hidrocarburos o aplicar impuestos al carbón.
Con el precedente de Berlín y un fracaso adicional en Ginebra, se produce la reunión de Kioto en 1997, donde se firma por parte de 144 países un Protocolo que acoge en gran medida las propuestas hechas en Río. Entre las novedades, se planteó la posibilidad de que las naciones desarrolladas pudieran implementar mecanismos de intercambio de emisiones y que se inmiscuyeran a las naciones en desarrollo a través de Mecanismos de Desarrollo Limpio. Siete años después el Protocolo entra en vigencia.
La meta global del Protocolo es disminuir las emisiones en un 5 por ciento frente a la base que es 1990. Llegar a este porcentaje se logrará a través de la reducción del combustible de origen fósil; un masivo proceso de reforestación para acelerar la conversión del dióxido de carbono; promover y adaptar nuevas energías como la eólica, solar, mareomotriz, biomásica, gas y nuclear; y retirar las máquinas obsoletas e instalar convertidores catalíticos a los vehículos para evitar que viertan a la atmósfera sus contaminantes.
Los científicos han planteado la necesidad de que las medidas que se adopten en procura de mejorar el medio ambiente sean racionales y sometidas a evaluaciones muy precisas, para evitar que los remedios que se apliquen sean peores que la enfermedad, tal como aconteció con la prohibición del plomo como aditamento de la gasolina y para su reemplazo se adoptó un compuesto altamente tóxico basado en benceno. Estas decisiones van en contravía de una concepción ética que ha ido ganando terreno entre la comunidad científica y es que los métodos para reducir la contaminación del aire no deben aumentarla en otros sectores del ambiente, como los suelos o el agua.
Al momento de entrar el vigencia el Protocolo de Kioto, la Organización Mundial de la Salud reveló que las siete ciudades más contaminadas del planeta eran México D.F., Pekín, El Cairo, Yakarta, Los Ángeles, Sao Paulo y Moscú, mientras que a nivel latinoamericano figuraban Ciudad de México, Sao Paulo, Caracas, Quito, Bogotá, Santiago de Chile y Río de Janeiro[2]. Los países del centro y sur de América no están cobijados con la obligatoriedad de reducir las emisiones, a pesar de que en conjunto emiten el 9 por ciento de los (GEI)[3]. Los más contaminantes son Brasil, México, Venezuela y Argentina, responsables del 70 por ciento de las emisiones en la región.

Las reacciones políticas sobre Kioto. Aunque la mayor parte de los países refrendaron el Protocolo, la negativa de Estados Unidos a hacerlo creó una gran decepción mundial y una ira contenida contra este gigante económico. Estados Unidos tiene el 5 por ciento de la población mundial y contribuye con el 25 por ciento de la contaminación atmosférica global y representa el 40 por ciento de la de los países desarrollados. Su desafiante determinación no implica para ellos recriminación ni sanciones políticas y económicas.
El mayor contaminador del mundo continúa sosteniendo que el Protocolo no es de su interés, como lo subrayó la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice. «Es muy dañino y negativo para la economía estadounidense. No es parte de nuestro futuro», dijo. Ellos prefieren, en consideración de Gilpin, asumir los costos económicos de control de la contaminación, los cuales se incrementaron alrededor de cuatro veces entre 1972 y 1990 y llegaron a un nivel de 115 mil millones de dólares en ese último año, es decir, cerca del 2.1% del PIB. Hoy esos costos podrían subir al 3% de su Producto Interno Bruto. Incluso, estudios de las naciones pertenecientes a la OCDE sugieren que una disminución sustancial del dióxido de carbono por debajo de los niveles de 1990 podría representar varios puntos porcentuales del PIB, lo que podría ser una talanquera al cumplimiento de los compromisos del Protocolo de Kioto.
Como se nota, la decisión norteamericana de hacerle el quite al compromiso de disminuir paulatinamente sus emisiones de clorofluorocarbonados y bióxido de carbono, está sustentada en la protección de los intereses económicos de las industrias petrolera y automovilista. Además, esgrimió como razones para rechazar en 2001 definitivamente cualquier posibilidad de firmar el documento, que no estaba de acuerdo con que a los países en desarrollo no se le exija el recorte de emisiones de gases.
La decisión de permitir que las naciones en desarrollo no tuvieran que hacer reducción en sus emisiones creó un panorama muy complejo, que cada día genera grandes debates, entre otras razones, porque desde 1990 los países inicialmente no contemplados aumentaron grandemente sus niveles de consumo de gases contaminantes por el desarrollo de la industria y el número de vehículos que entraron en circulación. Una era la realidad en el momento en que se hizo la reunión en Kioto y otra muy distinta al inicio del siglo XXI. Entre los que quedaron exentos de cumplir con los mandatos del Protocolo están China, India, México y Brasil, cuyas economías y desarrollo si bien no están al nivel de los países más industrializados, tampoco lo están al nivel de los más atrasados.
China, por ejemplo, que ha dado un salto muy grande en la economía mundial, es hoy la segunda nación que más gases expele a la atmósfera con el 13,6 por ciento (incrementó sus emisiones desde 1997 en un 47 por ciento), por lo que no se entiende su determinación de actuar sólo como firmante y no como aportante a la reducción. Lo mismo acontece con la India, que hoy se considera el quinto país más contaminante del aire. Frente a esta discriminación y a la ausencia de un nuevo anexo que obligue a China e India a combatir la emisión de dióxido de carbono y otros gases nocivos causantes del recalentamiento de la Tierra, es comprensible la actitud de rechazo de algunos países industrializados frente a esta asimetría que se podría ver reflejada en mayores costos de producción y menor nivel de competitividad en los mercados internacional.
La decisión de excluir a los países en desarrollo del cumplimiento del Protocolo, podría generar como reacción que ellos incrementen las emisiones de gases dañinos en su carrera por alcanzar mayor crecimiento en sus economías y más altos estándares en sus niveles de vida.
Lo que sí es evidente, es que los países industrializados con solo el 20 por ciento de la población mundial emiten el 60 por ciento del dióxido de carbono, metano y otros gases letales.



[2] Resultados del estudio sobre calidad de vida en grandes ciudades realizado por la consultora estadounidense William Mercer.
[3] Gases de Efecto Invernadero que provocan el calentamiento del planeta: CO2 (gas carbónico o dióxido de carbono), CH4 (metano), protóxido de nitrógeno (N20) y tres gases fluorados (HFC, PFC, SF6).

23 comentarios:

Armando Mejía dijo...

Qué buena presentación del tema de kioto, porque uno queda perfectamente informado sobre lo que aborda este protocolo, del que todo mundo habla, pero muy pocos conocen cómo funciona, gracias por ilustrarnos.

Michel dijo...

Da mucho coraje saber que los gringos son tan contaminadores y a pesar de ello le prestan tan poquito interés el tema ambiental, debería existir un boicot mundial contra los productos que ellos fabrican, especialmente automoviles, y verán que ahí sí reaccionan.

Herminson Roldán desde Neiva dijo...

Colombia hace muy poco para plegarse a este protocolo, y eso se debe esencialmente a la ausencia de una verdadera política ambiental, aunque muchos creen que sí la hay y confunden un organismo gubernametnal con una política, son dos cosas bien distintas. Lo felicito por su esfuerzo de ayudarnos a educar ambientalmente y le adjubnto el nombre de siete amigos que quieren recibir sus documentos. gracias

otoniel parra arias www.alfanoticias.com director dijo...

Hermano Humberto: Que Dios te siga dando fuerzas para seguir destapando "la otra realidad de nuestro país".

Diver Monsalve - Universidad Autónoma de México dijo...

Qué hechos tan reveladores nos cuenta usted en sus escrito, lo que nos ayuda a entender cómo es que funcionan los temas ambientales, donde hay más intereses economicos y políticos de los que uno puede imaginarse. Me sirvió mucho este documento que lo encontré en el archivo de nuestro grupo de estudios. gracias y le envio mi dirección para que me ingrese directamente en su listado.

Manuel Ramírez dijo...

Loñs europeos son más concientes sobre el tema ambiental que el resto del mundo, pero de todas maneras hay que exigir que estados unidos se metan en este protocolo, porque si no lo hacen el esfuerzo de los otros no será tan provechoso.

Irma Delgado - Asunción dijo...

Felicitaciones por tan excelentes comentarios sobre el tema ambiental. También me encontré en su blog algunos comentarios sobre la politica de Risaralda, ciudad que no conozco y me gustaría que me ilustrara sobre ella. gracias

Patricia Montoya Velásquez - Contraloría General dijo...

Buenos días, leí su artículo sobre el protocolo de Kioto, y aunque mucho se ha mencionado, es necesario ser insistentes con un tema de la mayor importancia como es el ambiental. Le agradecería mucho si me incluye en su recipiente. quisiera seguir leyendo
este tipo de articulos. Mil gracias

Albeiro Garcia dijo...

Luego de nuestra conversación telefónica me surge la idea de que la universidad libre, por ejemplo, lidere con la CARDER una serie de semianrios sobre temas ambientales con expositores de primer nivel. Esto haría mucho más que escucharle la carretera a unos profesores que muy poco saben de estos temas. saludos

Mariela Restrepo dijo...

La contaminación es muy grande y muy preocupante y casi nadie está haciendo algo por solucionar el tema, incluso aquellas catedras en los colegios uy escuelas sobre reciclaje y reuso ya no son importantes, pues tuvieron su momento de moda y no se está hablando de este tema que pretendia educar a los niños y los jovenes. agradezco su envio.

Juan CarLos Durán dijo...

Un artículo muy interesante, en un lenguaje muy digerible para el público en general.
Solo haría un comentario y tiene que ver con el asunto del Ozono.
Kyoto no se dirige hacia temas relacionados con la conservación de la capa de Ozono, este asunto fué abordado en el protocolo de Montreal de 1897.

Por otro lado, si los lectores quieren REALMENTE contribuir al asunto de la prevención del calentamiento Global les va un consejo sencillo: HAGANSE VEGETRIANOS.

Si señores, aquí otro artículo interesante:

http://www.fao.org/AG/esp/revista/0612sp1.htm

Gracias

Juan CarLos Durán dijo...

Fe de erratas:

Montreal es de 1987

NELSON PALACIO VASQUEZ dijo...

AGRADEZCO SU NOTA. SALUDOS

Fredy León - Universidad de Quito dijo...

Kyoto es sólo el principio de un largo proceso que la humanidad tendrá que recorrer para derrotar la contaminación y en ese proceso todos tendremos que poner de nuestra parte y eso exigirá sacrificios. Felicitaciones Dr. Tobón por tan excelente labor pedagógica que está haiendo.

Alcides Merchán - Cartagena dijo...

Excelente comentario. No tenía el placer de conocer sus comentarios y estoy gratamente sorprendido por sus anotaciones en el campo ambiental. Un amigo me ha enviado sus documentos y adjunto encontrará mi dirección par que se vincule en un base de datos y me envie directamente sus argumentaciones, si usted lo considera conveniente.

Javier Rios dijo...

HUMBERTO TE QUIERO FELICITAR POR TAN EXCELENTE ARTICULO, SOBRE DE TODO POR SER DE TANTA ACTUALIDAD E IMPORTANCIA PARA LA SOSTENIBILIDAD DE LA VIDA EN EL PLANETA.

LA VERDAD ES QUE EL HOMBRE NO ES CONCIENTE DEL VALOR DE LO QUE TIENE HASTA QUE LO PIERDE, O SOLO CAE EN LA CUENTA DE QUE LAS COSAS SON MALAS CUANDO LAS CONSECUENCIAS DE ESTAS LLEGAN HASTA SU CASA O SU PROPIA VIDA.

LA DISCUSION SE CENTRA EN LO QUE EL PREMIO NOBEL DE ECONOMIA ALTERNATIVO DECIA, SOBRE QUE "LA ECONOMIA DEBE ESTAR AL SERVICIO DEL HOMBRE Y NO EL HOMBRE AL SERVICIO DE LA ECONOMIA"

EL PODER EN EL MUNDO SE HA ESTABLECIDO A TRAVES DE LA DESTRUCCION, NO ES SINO VER EL NEGOCIO DE LA GUERRA (EL HOMBRE DE GUERRA), EL NEGOCIO DE LAS MULTINACIONALES FARMACEUTICAS (EL JARDINERO FIEL), EL NEGOCIO DE LOS HIDROCARBUROS, AGROENERGETICOS, LOS MINERALES (DIAMANTES SANGRIENTOS) .

NO EXISTE UNA ETICA Y UNA MORAL VERDADERA EN LA ECONOMIA.

GRACIAS POR ESTE ESCRITO QUE ME PUSO A REFLEXIONAR SOBRE LO QUE CADA CIUDADANO DEL MUNDO DEBE HACER, PARA NOSOTROS MISMOS, PERO ANTE TODO PARA NUESTROS HIJOS Y LAS GENERACIONES VENIDERAS.

UN ABRAZO

Ana Mercedes Rivas dijo...

En Colombia el gobierno tiene la obligación de hacer que el Ministerio del Medio Ambiente vuelva a tener la importancia debidaa para responder a los retos del protocolo de Kyoto, porque como estamos hoy, no hay ninguna posibilidad de tratar bien el ambiente ni cumplir con ningun compromiso. Sigo leyendo con mucho interés sus apreciaciones. gracias

Inocencio Bahamón C. Decano Facultad del medio Ambiente Universidad Distrital dijo...

Doctor Tobon:
Muy probablemente, entre el 6 y 9 de noviembre desarrollemos la 8 o 9a semana ambiental en la facultad.Me gustaria Dr. Tobon que en un tiempo de 1 hora ud. nos diera una conferencia exactamente sobre ese tema que me acaba de enviar.
Eso seria una verdadera cátedra sobre el cambio climático , sus
antecedentes, reacciones implicaciones etc. Pienselo y hablamos para ver de que manera podemos contar con su valioso conocimiento sobre el tema.
Hasta pronto y mil gracias por el artículo.

Fabio Aristizabal Hoyos dijo...

Lo que demuestra la verdad de aquel principio jurídico-político que se expresa de la siguiente manera: "El que tiene plata, marranea" Cordial saludo,

hervime dijo...

Muy importante el documento `parece que los que firmaron no cumplieron mucho menos los mas industrializados ,se puede establecer que las comunidades pagaran el daño irreversible , y lo mas cieto es que sevolveran a reunir los mismos con las mismas para firmar otro protocolo,
cual es la posicion de La Carder con la quema de la caña en el valle
geografico del Rio Cauca parece que no tienen autoridad
saludos hervime

LILIANA REBOLLO dijo...

GRACIAS. PARTE DE TU INFORMACION FUE VOLCADA EN LA WEB www.doriangroup.com.ar
SALUDOS

Nazaret Ruelas Govea. dijo...

hola un cordial saludo soy estudiante de biologia en mexico en la UAS "Universidad autonoma de sinaloa" en el estado de sinaloa, curso el primer semestre y estoy con un trabajo de una materia y lo quiero contactar a usted para saber si me puede acesorar en un tema que para usted es muy conosido que es sobre "el cambio climatico" ya que leei el articulo que tiene en la pajina de internet que es http://clima.ecoportal.net/content/view/full/71988
y quisiera saber si usted esta dispuesto a alludarme con este pequeño problema, y no quiero molestarlo ni incomodarlo
espero su respuesta.

un cordial saludo de mi parte.
grasias.

Anónimo dijo...

I relish, cause I discovered just what I was having a look
for. You have ended my four day long hunt! God Bless you man.
Have a great day. Bye

My web blog; http://wiki.heinold.De