jueves, 11 de marzo de 2010

ANGELINO Y LOS URIBISTAS PURA SANGRE


Apenas en el precalentamiento de su campaña presidencial, Juan Manuel Santos acaba de meterse en un lío de padre y señor mío con la designación de Angelino Garzón como su fórmula vicepresidencial.

Santos, quien viene punteando las encuestas de intención de voto y representa a los sectores de la derecha, tendrá en adelante una tarea muy difícil: convencer a sus seguidores de que Garzón y él son ideológicamente gemelos y ambos están de acuerdo con una solución militar al conflicto colombiano.

A los partidarios de enfrentar militarmente a la guerrilla todavía les resuenan en los oídos las declaraciones de Garzón, de hace menos de tres años, cuando propugnaba como gobernador del Valle por una zona de despeje en Pradera y Florida para hablar de paz con las FARC.
Personas que respaldan a Santos dicen tener una gran inquietud: "Si Santos es presidente y tiene que abandonar el cargo, ¿Garzón sí será capaz de encarnar los fundamentos de la Seguridad Democrática?”

Un uribista de primera línea, sin duda, preferirá buscar una fórmula distinta en Cambio Radical o en el Partido Conservador, antes que depositar toda su confianza en una persona que fue miembro de los cuadros del Partido Comunista, ejerció como vicepresidente de la Unión Patriótica y ayudó a fundar la Alianza Democrática M–19.

Desde otra perspectiva, la pretensión de Santos de atraer el centro y la izquierda a su propuesta política tropieza con la desconfianza que despierta Garzón en estos círculos, ya que él no ha sido capaz de explicar con prestancia por qué aceptó, durante su exitosa campaña a la Gobernación, el respaldo de Carlos Herney Abadía y Juan Carlos Martínez, jefes de la política del Valle, quienes han enfrentado graves problemas con la justicia por delitos de narcotráfico y paramilitarismo.

La izquierda cuestiona la coherencia entre la propuesta de Garzón de convertirse, una vez sea electo vicepresidente de Colombia, en defensor de los derechos humanos, y su silencio por los asesinatos cometidos por agentes del Estado en contra de campesinos, líderes sindicales, delincuentes de poca monta e inimputables, precisamente durante la gestión de Santos como ministro de la Defensa.

En el mundo de la política se tiene la certeza de que Angelino Garzón es una buena persona, que no ha estado enredado en problemas de corrupción por el manejo de recursos públicos, pero que es un oportunista político que fue capaz de saltar desde la bandera comunista enarbolada por Gilberto Vieira a la mesa donde se sentaban los ex guerrilleros del M – 19, e irse de allí para el gabinete de Andrés Pastrana para luego deslizarse y conseguir el respaldo de reconocidos políticos corruptos del Valle. Posteriormente, dio un salto hacia las entrañas del Gobierno del presidente Uribe, quien lo nombró su embajador, cargo al que acaba de renunciar para quedarse, por el momento, atrapado en el sombrero del Partido de la U y en los brazos de Juan Manuel Santos.

Si llega a la Vicepresidencia, Garzón ya no iniciará sus intervenciones públicas con su histórica frase de batalla en el Valle: “Así gobierna la izquierda”. Ahora arrancará con una sentencia fuerte y demoledora: “Así gobierna la derecha”.

Su habilidad de saltimbanqui genera sospechas entre los uribistas pura sangre y menosprecio entre los militantes de la izquierda. ¡Vea usted!

5 comentarios:

Ricardo Tribin dijo...

Un interesante analisis, mi estmado Humberto.

Fuerte abrazo

César Cardozo dijo...

Qué análisis tan descarnado. Muy demoledor, porque desnuda a este tipo que al igual que Juan Manuel Santos, a todos engañan y traicionan... es de lo mejor que le he leido en análisis político.

Oliverio dijo...

De acuerdo, lo que se evidencia en esta unión es un problema fuerte de coherencia, creo que en lugar de sumar Santos terminará restando con su formula vicepresidencial... Habrá que mirar y confiar nuestros destinos a una dupla más interesante y coherente.

Anónimo dijo...

Se equivocó Juan Manuel y la va a pagar caro, se está desinflando ese embuchado de candidsatura, yo por lo menos voy a votar por Vargas Lleras, ese tipo es más serio que este

Anónimo dijo...

Se equivocó Juan Manuel y la va a pagar caro, se está desinflando ese embuchado de candidsatura, yo por lo menos voy a votar por Vargas Lleras, ese tipo es más serio que este