lunes, 3 de noviembre de 2008

¿Y dónde está el Alcalde?

¿Cuáles son las razones para que el alcalde de Bogotá Samuel Moreno, que obtuvo 920 mil votos en las elecciones de hace un año y que acumuló el 44% del respaldo popular, esté perdiendo aceleradamente el apoyo de los ciudadanos?

Transcurrida una quinta parte del periodo de gobierno, los habitantes de Bogotá pasaron de la euforia electoral a los comentarios cada vez más desapacibles sobre la gestión del alcalde Moreno. La frase más pronunciada y más indicativa de lo que está sucediendo es: “¿Y dónde está el Alcalde?”

La principal razón que empieza a prevalecer es que la Capital no cuenta con un proyecto de gobierno que les garantice a los habitantes unas mejores condiciones de vida y una orientación convincente sobre qué pueden esperar en el corto y mediano plazo de la administración pública.

Bogotá se debate en una crisis absoluta de movilidad y las acciones para enfrentarla se posponen. Las propuestas gubernamentales de modificar el pico y placa, instalar un “peajecito” en la salida de Chía o construir un Metro, no cuentan o con el suficiente respaldo social o evidencian una limitada capacidad de negociación del Alcalde frente a sus similares de la sabana y ante el gobierno nacional.

La imagen de la capital del país, que llegó a convertirse en el pasado reciente en sinónimo de progreso, calidez, solidaridad, civismo y limpieza, se ha deteriorado grandemente. La mayoría de las calles son caminos de herradura; los andenes son trampas humanas; en las avenidas las tapas de las alcantarillas han desaparecido; los parques son vertederos de basura a cielo abierto; la autoridad se esfumó; el espacio público es un negocio privado; y de la cultura ciudadana no existe ni el recuerdo.

La opinión pública percibe que la seguridad en Bogotá ha empeorado; que los Macroproyectos no despegan; que no existe capacidad institucional para ejecutar la inversión; que hay dudas en la transparencia del manejo de ciertos recursos; que la inversión social no es el centro de la dinámica gubernamental y que la participación ciudadana se desvaneció.

Sin confianza pública no es posible construir gobernabilidad. Lo que se requiere con urgencia es que el Alcalde recobre la confianza ciudadana, mostrando mayor decisión, más acción, más autoridad, más conocimiento de la problemática, incentivando la participación y procurando que la gente sienta que vive en una urbe que va progresando. Y para que esto suceda no es posible que la única estrategia se base en consultorías de imagen.

3 comentarios:

Nidia F Morales dijo...

Absolutamente de acuerdo con usted, y en este caso el POLO queda muy mal parado al no exigirle la responsabilidad que le debe un "híbrido" conservador de derecha "infiltrado" que ni es chicha ni limoná... Bogotá se atrasó 10 años!!!!! entre el grave problema "heredado" por su patrón uribe con la SD que ha "atraído" yo creo que los 5.000.000 de desplazados; los 9.000 desmovilizados (debidamente parqueados al lado de lás víctimas" y los no sé cuántos "turistas obligados a punta de bombazos"; en Bogotá solo "prosperan los casinos, el ruido, el mugre, los huecos y la escoria en que han convertido a Colombia.

Edmundo Gómez dijo...

Lo del alcalde Moreno es vergonzoso, porque no ha sido capaz de tirar línea sobre lo que será la gestión de su gobierno. Creo que muchos nos equivocamos en la elección de este alcalde. Hubiera sido mejor tener a María Emma como repressentante del Polo. Gracias por su atención.

Margoth Vélez dijo...

Los problemas de movilidad de Bogotá son tan grandes, que el problema no se le puede endilgar únicamente a Samuel Moreno. Sobre este particular hay que preguntarse ¿Qué hizo Lucho para remediar el tema?