jueves, 4 de septiembre de 2008

El Carbón sigue teniendo un puesto estelar en la sociedad moderna

La revolución industrial tuvo un aliado fundamental: el carbón. Sin este combustible no hubiera sido posible el acelerado desarrollo de la industria ni los altos índices de crecimiento económico. Las ilustraciones gráficas que conocemos de la sociedad de los siglos XVIII y XIX, nos muestran unos chorros oscuros que se elevaban al cielo en medio de las edificaciones como un símbolo de la pujanza de la economía. Desde esa época y hasta nuestros días, la representación iconográfica de la industria es una chimenea.
El mundo no sería igual sin el carbón. Para bien o para mal. Gracias a él fue posible un desarrollo sin precedentes del transporte fluvial y férreo, lo que acercó las distintas economías y culturas, y se produjo una ola de intercambios que sacudieron la milenaria monotonía del mundo. Su contribución al desarrollo eléctrico fue sustancial para que se diera un salto cualitativo que hoy nos tiene gozando de avances científicos en la electrónica y las comunicaciones. Su papel también ha sido decisivo para la quimicofarmacéutica y la medicina. A partir del carbón se puede llega al petróleo sintético y el gas de síntesis. La siderúrgica no hubiera podido alcanzar niveles de eficiencia, elasticidad y resistencia sin el coque.
El carbón, sin embargo, tiene su lado oscuro. Las gruesas columnas de humo siguen siendo parte de la realidad urbana en las sociedades modernas. Cada tonelada que se posa en la atmosfera es un golpe destructor para la vida en el planeta, que ha perdido paulatina y sistemáticamente su capacidad de autolimpiarse. Este combustible fósil, que se formó en la era carbonífera hace 345 millones de años, emite gases de efecto invernadero cuando es quemado, lo cual implica cambios sustanciales en el clima.
Se esperaría que el ser humano hubiese tomado la decisión radical de comercializar únicamente combustibles no contaminantes para continuar, de manera limpia, la tarea que inició el carbón en beneficio del crecimiento de la economía y el desarrollo de la sociedad. Pero la realidad nos muestra que no es así. Al comenzar el siglo XX, en el mundo se explotaban anualmente 500 millones de toneladas y eso representaba el 55% del consumo mundial de energía. En el siglo XXI, la producción carbonífera es de 5.000 millones de toneladas y su peso en el consumo energético es del 25%.
La multiplicación por diez veces de la cantidad de toneladas de carbón explotadas anualmente, se explica porque las grandes potencias lo requieren para la generación de su energía eléctrica: Estados Unidos (56%), Unión Europea (46%), Canadá (42%) y Australia (79%). El mundo depende hoy en una cuarta parte del carbón y otra cuarta parte del petróleo, y sólo en un 6% de la energía nuclear.
El carbón tiene un sitio en la historia del mundo y lo seguirá teniendo. Con el nivel de explotación actual, se calculan existencias para los próximos 150 años. Eso significa que las próximas cinco generaciones seguirán viendo grandes columnas de humo negro encumbrarse hacia el cielo, con las negativas consecuencias para la salud humana, la economía, el clima, la diversidad ambiental y los ecosistemas.
El hecho de que el carbón sea un recurso abundante en el mundo y que el petróleo esté agotando sus reservas, y que China, Estados Unidos e India sean los principales productores[2], cierran en gran medida las posibilidades de que las energías limpias se puedan imponer y contribuir a mejorar las condiciones ambientales. Los poderosos intereses de la industria carbonífera, tal como ha sucedido con la industria petrolera en la última centuria, serán un obstáculo en las intenciones de disminuir las emisiones de gases contaminantes y, por lo tanto, las consecuencias del cambio climático serán cada vez más impactantes.


[2] China produce 2.482 millones de toneladas anuales y Colombia es el décimo productor con 64 millones de toneladas

5 comentarios:

Ruben Dario Mejía dijo...

Es increible que el mundo todavía siga teniendo tan grande consumo de carbón. Yo creia que era muchísimo menor y que quienes lo utilizaban eran los más pobres. Graias por sus envios.

Nora Sepulveda dijo...

El mundo necesita nuevas y mejores energías, proque de lo contrario las consecuencias serán terribles para la gente.

jose manuel henriquez dijo...

Cierto que el carbón fué y sigue siendo una fuente de energía fundamental para la humanidad. Es barato, abundante, bien distribuido, y seguro. Si se accidenta un buque carbonero no pasa nada; si se accidenta un petrolero tenemos un desastre ecológico, si lo hace uno que cargue combustible o desecho radiactivo, Dios nos libre.

La tecnología del carbón es sencilla, fácil de implementar, archiconocida. Una generadora a carbón puede ser de cualquier tamaño, y siempre será la opción más económica, tanto para montarla, para operarla, o para desmontarla.

El problema parece ser estético: a nadie le gusta ver una chimenea humeando negro. Pero el negro del humo es un material sólido finamente particulado; el hollín, es decir carboncillo. Se elimina reinyectando los gases a la cámara de combustión, o filtrando el humo de alguna manera. El problema puede ser de costo, pero no es de tecnología. El potencialmente más nocivo gas de chimenea, anhídrido sulfuroso, se puede recuperar y procesar para la obtención de ácido sulfúrico; una tecnología suficientemente conocida. El muy venenoso monóxido de carbono CO, sólo se produce cuando la combustión ha sido incompleta, y el muy beneficioso dióxido de carbono CO2, (el alimento de todas las plantas fotosintéticas, y por extensión, de toda la vida animal del planeta), no se puede evitar, aunque sí se podría recuperar y envasar para su comercialización (esto es una estupìdez, porque el CO2 en la atmósfera es como un fertilizante gratuito que beneficia a todos los cultivos, pero podría ser lo "políticamente correcto", y quizá si hasta se financie). Ambos son invisibles e inodoros. El resto será principalmente vapor de agua.

El otro desecho, la escoria, es un material inerte, que se usa en rellenos, o en subsuelo para jardines, etc.

Ante esto, se agita un fantasioso "cambio climático"; la gran superstición del postmodernismo. Cualquier evento que ocurra desde una lluvia hasta una sequía, puede ser atribuida sin más al supuesto "cambio climático", que existe en los delirios de los fundamentalistas y en la propaganda.

La verdad es que el carbón se hace comparativamente más económico, y la electricidad es la energía del desarrollo. Y si todos los paises nos vamos desarrollando, las materias primas se irán haciendo relativamente más caras, -como ha ocurrido-, y eso al parecer asusta y molesta al primer mundo.

Ramiro González Puerta dijo...

Lo que dice Henriquez es una de esas voces equivocadas, que hablan por hablar, y por hacerse notar. El IPCC de Naciones Unidas, compuesto por cerca de 2.500 científicos de todo el mundo, expertos en el clima, ya han comprobado que el cambio climático se debe en gran parte al uso de combustibles fósiles, entre ellos la quema del carbón. Ahora, si el señor Henriquez lo duda, vea la propia página de la industria minera, donde acepta que el carbón contamina y afecta la salud de la gente. Hay que combatir el uso de energías tan dañinas.

Tomás dijo...

Ciertas algunas cosas que menciona el señor Henriquez, aunque se nota su "fidelidad" laborando para alguna compañía beneficiada por la explotación de carbón. Claro que debemos estar en pro del desarrollo, pero haciéndolo de una forma sostenible y amigable, no solo con el bolsillo...
Con tanta evidencia, el cambio climático dejó de ser un cuento de pocos, y afortunadamente son cada vez menos los que lo ven como cuento. Hoy día, lo importante no es sólo "pensar" al respecto, sino seguir buscando, fomentando e implementando nuevas alternativas, CON LO QUE ESTE AL ALCANCE DE CADA UNO.
Felicitaciones Sr. Tobón por tan íntegra publicación.