martes, 22 de septiembre de 2009

Una ciudad que no reacciona

En un secreto de Estado se convirtió el proyecto City Marketing para Pereira. Dicen las voces oficiales y algunos privilegiados del sector privado, que es un documento fenomenal. Que difícilmente alguien podía imaginarse algo similar. Que sus creadores están en el borde de ser unos genios de la promoción y la publicidad institucional. Sin embargo, todavía esa maravilla no se ha puesto en marcha y la sociedad en su conjunto la desconoce.

Más allá de que exista un documento genial, Pereira requiere con urgencia acciones reales para enfrentar la crisis interna que está viviendo. No es concebible que las fuerzas vivas de la ciudad sigan esperando que el gobierno nacional las provea de los recursos necesarios para disminuir el galopante desempleo que desde mayo último la tiene asolada.

Mientras en Pereira insisten en un Conpes y aguardan a que les lleguen los dineros anunciados por el presidente Uribe, muchos de los cuales no existen en las arcas del Ministerio de Hacienda, ni serán aprobados por Planeación Nacional, ciudades como Bucaramanga, Medellín, Pasto e Ibagué, para sólo mencionar cuatro ejemplos, tienen a sus Alcaldes liderando procesos que han brindado resultados envidiables.

Los alcaldes Vargas, Salazar, Alvarado y Botero han logrado revertir la tendencia creciente del desempleo gracias a liderar una inversión pública de choque, incentivar la demanda local, brindar microcréditos productivos para las familias, auspiciar nuevos mercados para sus industriales y propiciar novedosas relaciones entre los ciudadanos pobres y el gobierno para la obtención de subsidios. Todo esto en una acción conjunta con los empresarios y las organizaciones de la sociedad. Estos cuatro alcaldes son queridos y respetados por sus ciudadanos.

El desempleo es apenas uno de los graves problemas que tiene Pereira, que se presenta hoy como una de las ciudades con mayor ocurrencia de delitos y más baja percepción de seguridad urbana. Son conocidos los acontecimientos frecuentes de asaltos a casas campestres, secuestros expresos, aumento de bandas de delincuentes juveniles, robo de vehículos y comercialización de narcóticos al detal en todos los barrios y a todas las horas, sin que se produzca una reacción institucional creíble y efectiva.

El panorama se sigue enrareciendo cuando se sabe por las noticias que se emiten desde Pereira, que el aeropuerto Matecaña se consolida como un centro de embarque de drogas y un puerto de salida para el comercio internacional de prostitutas.

Las calles y andenes de amplias zonas comerciales están en poder de vendedores estacionarios, talleres de mecánica y mafias del espacio público. Se ha descubierto que hay organizaciones que arriendan diariamente un pedazo de andén para que la gente pueda vender sus mercancías u ofrecer sus servicios, ante la indolencia de las autoridades locales.

Quienes seguimos con interés los acontecimientos de Pereira, pensamos que ya se deberían estar ejecutando inversiones públicas por parte del gobierno municipal. Que es el momento de pasar de los anuncios publicitarios a la acción. Hay proyectos de infraestructura física que se deben desatar rápidamente, claro, en la medida en que sea cierta la afirmación oficial de que están totalmente financiados.

Es sustancial que se continúe con el proceso de renovación urbana de la zona centro de Pereira. Llevamos seis años sin que las administraciones municipales emprendan la ejecución de proyectos complementarios a Ciudad Victoria y que erradiquen de una vez por todas las zonas tuguriales, donde abundan la prostitución infantil y los locales para el consumo de drogas, amen de tener un aspecto francamente desagradable, al cual se han ido acostumbrando los pereiranos.

La recuperación de la zona centro pasa por una decisión trascendental que a todos los alcaldes les ha dado temor adoptar: desalojar las ventas callejeras y ordenar el espacio público. Bogotá, Bucaramanga y Medellín, están dando ejemplo de cómo recuperar dicho espacio. La situación en este sentido en Pereira es de una gravedad inusitada, que se complica porque el Alcalde y su secretario de Gobierno no actúan.

La dirigencia pereirana tiene la obligación de entender que si todas estas enfermedades siguen vigentes y no se aplican los remedios adecuados de manera oportuna, la ciudad perderá completamente su competitividad y entonces los vecinos sustituirán muchas de nuestras ventajas actuales. Sería muy provechoso que empezaran a mirar lo que está ocurriendo con la inversión privada en Armenia, por ejemplo.

Las circunstancias obligan a que las decisiones se deban tomar hoy y para ello se requieren líderes. ¿Los tenemos?

17 comentarios:

María Helena Velásquez dijo...

Con un alcalde tan malo como el señor Israel Londoño, es muy dificil que algún día Pereira pueda salir de la actual crisis. En los próximos dos años veremos cómo la situación se va a agravar y mucha más gente será pobre y desempleada. Me gustan sus columnas y siempre las leo con gran interés.

Juan Camilo dijo...

Cordial Saludo Humberto..!!!

Primero te felicito por la emisión de boletines informativos tan completos y coherentes con la realidad municipal de nuestra golpeada Pereira.

Aparte de lo que has venido informando, sería muy interesante, en vista de tu perfil empapado del tema de Medio Ambiente, dar a conocer cómo está el mismo tema (Medio Ambiente) actualmente en el municipio, hacia dónde va, cuál es la tendencia y si se verdad se ha invertido o no en este periodo administrativo.

Estaré muy atento a tu acogida de dicho planteamiento.
att. un lector más.

ERIC DUPORT JARAMILLO - Presidente Ejecutivo ´Cámara de Comercio de Pereira dijo...

Dr. Humberto,
Gracias por las reflexiones de su columna.
Me encantaría mostrarle de qué se trata la estrategia de promoción de ciudad, para que desde estos espacios tan importantes en los medios podamos todos opinar sobre lo que se viene haciendo. Tiene toda la razón; es un tema aún muy desconocido.
Estoy disponible para tener esa conversación con usted cuando lo desee.
Saludos,

Anónimo dijo...

Es una cruel realidad, pero es cierta¡

Carlos Alberto Salazar dijo...

Humberto

Como Pereirano a este documento que escribes debes agregarle la corrupcion administrativa y que conseguir trabajo en Pereira tiene que llevar el aval de este Senador o de este Diputado.

La corrupcion genera que unos pocos, puedan compar vehiculos e inmuebles a altos costos, mientras sectores de escasos recursos luchan por una estratificacion en SISBEN o que lo atiendan en el Hospital San jorge.

A la dirigencia de Pereira, le interesa solo dineros de las arcas publicas para sus campañas politicas, no le interesa que los dineros del impuesto predial, sobre tasa de gasolina, etc lleguen a los secotres vulnerables

En tanto siguen llenando encuestas que es la ciudad que mas personas tienen en el extranjero.

Soy pereirano, profesional en el area ambiental, que quisiera laborar en Pereira pero el clientelismo y el no estar vinculado a esa ROSCA POLITICA lo hace que sea un marginado de nuestra bella ciudad

Agradecimientos

Hermando Morales dijo...

Te envio la columna que escribió el dr. Isaza Rodríguez a propósito de esta columna y publicada hoy en La Tarde, titulada ¿Qué culpa tiene la estaca?

Estimado Humberto, no le botes más corriente al tema del municipio, bajo el entendido de que las soluciones van a llegar de quien tiene la obligación natural de propiciar las circunstancias necesarias para revertir las funestas tendencias que marcan los indicadores de coyuntura en aspectos como desempleo, inseguridad, atracos, homicidios y distribución y consumo de sustancias alucinógenas: el alcalde.

No señor. Nuestras letanías constituyen tiempo y tinta perdidos, porque la indolencia, la negligencia y la incompetencia, son tan monumentales e invencibles, que no admiten comparaciones, y sus entendederas tan escasas, que no son capaces de dimensionar el inmenso daño que le hacen a la ciudad y a sus futuras generaciones.
Por ahí he visto a Fernando Agudelo, en el desgaste de dar consejos a quienes no se los están pidiendo porque creen que no los necesitan.
Había un dicho -hace unas décadas, con el que la izquierda coreaba sus campañas: ‘qué culpa tiene la estaca, si el sapo salta y se ensarta’, decía, para significar que cuando uno es inepto por naturaleza, por más que le ponga interés a los asuntos, prevalece el lastre genético y no le vale ni ‘la magnífica’. Los eruditos españoles de principios del siglo anterior, para ilustrar algo similar a lo que ocurre con nuestro alcalde, acuñaron la socorrida sentencia ‘lo que Natura no da, Salamanca no lo presta’.
Y es que hay personas a las que muchos ‘dones’ no les entran ni con lavativas, después de haberlo intentado en las aulas. A lo más que llega su escasa capacidad es a la descalificación de sus críticos; para la que encuentran eco en la comparsa de lagartos, de contratistas, de comisionistas y de intermediarios que constituyen la fronda de lambones de una administración desacreditada, incompetente y fétida.
Ahora, por cuenta de tu última columna, en vez de replicar con argumentos, dirán que no tienes autoridad, porque no vives en Pereira, o que estás defendiendo un contrato, una cuota burocrática, o qué sé yo!
Ah, si no es que, para darle picante a la única argumentación que les fluye de su cacumen, terminan diciendo que lo haces por un asunto pasional.
De ese relleno, ni más ni menos, es del que le tocó en suerte a la ciudad, en un momento de definiciones trascendentales para su desarrollo del inmediato futuro. Pero, como dicen por ahí, habrá suficiente tiempo para lamentarnos.

ALONSO MOLINA CORRALES dijo...

Saludos. Me parece muy interesante la columna. ¿Cuándo hablamos?

Martha Manrique dijo...

Hola Humberto : me encantò tu columna de esta semana en La Tarde. Ha sido muy bien comentada. Poquitos guapos como tu. Me la puedes enviar a mi correo marteja60@hotmail.com
Un abrazo

Johnson Ortiz Parra dijo...

Con qué iran a salir. Nada de extrañar Humberto, aqui hay unos magos que aun inventan el agua tibia.

Adriana María González dijo...

Humberto, tal vez desde finalews de los años ochenta, Pereira no tenía un gobernante tan malo e incapaz. Estoy realmente indignada con este señor, a quien le gustan los negocios, pero de gestion gubernamental, casi nada. Siga con sus denuncias, que somos muchos los pereiranos y pereiranas que lo respaldamos.

Olga Rios dijo...

Sus puntos de vista me abren los ojos frente a muchas situaciones de la vida pereirana; gracias por compartirmelos

Jairo Henao Gutiérrez dijo...

Me parecen muy acertadas sus opiniones y siempre las leo usted que veo que es un investigador, seria bueno que investigara lo que se esta fraguando en el barrio cuba con el plan que se tiene de reordenamiento urbano que incluye este año la enttrega de los terrenos del colegio Hans Drews Arango a particulares al igual que los terrenos que eran del hospital, en este momente se piensa ubicar la institucion eduicativa en locales alquilados por que el nuevo colegio no se a construido. me gustaria te refirieras e investigaras este tema. Felicitaciones

Emilce Martínez dijo...

Pereira se debe preparar para elegir un alcalde bueno de verdad. Con categoria y con mucha envergadura. No podemos volver a elegir una persona de la talla de Israel Londoño, porque como vamor estamos siguiendo el mismo camino de Cali, donde una seguidilla de cuatro alcaldes malos acabaron con esa ciudad. Nosotros ya llevados dos alcalces muy malos y no podemos llegar al tercero. Sigueme mandando las columnas directamente, porque me están llegando desde una red de Santander. Un abrazo

Adrian Cardona Alzate dijo...

Apreciado Humberto. Lo felicito por el artículo, es una pena lo que está sucediendo con nuestra bella ciudad. Yo no sabía que usted es pereirano, al igual que yo. Éxitos en sus actividades,

Jorge Iván Ballesteros Toro dijo...

Dónde esta Él Alcalde. Estamos seguros que lo que Pereira necesita es CityMarketing, lo dudo. La ciudad se posiciona por sus quehacer no por unos cuantos que desde el escritorio proponen ideas sin conocer la realidad de la ciudad. Apostar a un futuro es conocer de donde venimos.

Jorge Iván Ballesteros Toro dijo...

Lastimosamente, nuestros líderes están pensando más en las prevendas para las próximas elecciones (Congreso y Presidencia) que en los problemas y necesidades que aquejan a los pereiran@s. Qué pasa? Dónde esta Él? En qué consiste el city marketing para Pereira? Estamos seguros que es CityMarketing? Miren el ejemplo del Parque Biblioteca España en Medellín. Chévere la obra, pero debajo siguen los problemas sociales latentes, quizá peor que antes. Una cosa son los códigos del urbanismo, que solo cambian la forma, otra es la dinámica social. Una cosa son peras, otra son manzanas. Se debe meditar primero y elegir la mejor estrategia y con ello estratagemas.

Anónimo dijo...

Porque si brillante análisis no lo transporta a epocas pasadas y asi como crítica las obras que se están construyendo habla sobre temas en los que usted tuvo influencia como la sede de la EPS. Hay que ser justos y no solo criticar a los alcaldes y gobernadores que no le dan contratos de asesoria.