viernes, 27 de marzo de 2009

CON EL AGUA AL CUELLO

Mientras usted lee esta columna en los próximos tres minutos, exactamente tres personas estarán siendo afectadas por el invierno en Colombia. Las cifras de la Cruz Roja aseguran que en el primer trimestre de este año, 120.000 personas han visto cómo sus bienes fueron dañados por las inundaciones, deslizamientos, avalanchas, granizadas y vendavales, mientras que 45 personas perdieron su vida. En otras palabras, cada minuto en promedio, una persona resulta perjudicada por la ola invernal.
Desde el gobierno nacional se les ordena a los alcaldes y gobernadores que activen los Comités de Emergencia. Y ellos, de manera diligente lo hacen. Programan reuniones, en las cuales la conclusión casi siempre es la misma: “no tenemos con qué atender a los damnificados”. Lo único es su traslado a las escuelas o a las casetas comunales. Y allí, centenares de familias esperan a que el invierno amaine, para poder regresar a los sitios que tradicionalmente ocupan y tratar de levantar nuevamente su rancho e intentar rehacer sus vidas en medio de la pobreza y el peligro, tal vez con una cobija y una olla nueva, entregada por los organismos de socorro, luego de las campañas de solidaridad nacional.
En 2008, supimos que cerca de un millón de personas, algo así como el 2% de la población colombiana fue dañada por el inverno y que los muertos superaron las dos centenas. Los medios de comunicación coincidieron en afirmar que las consecuencias de dicho invierno fueron una de las noticias más destacadas del año. Pero llegó diciembre con su alegría y la sociedad colombiana se olvidó del pavor que producen en muchas regiones del país las lluvias torrenciales.
Al comenzar el 2009, volvimos a observar las inundaciones en calles y avenidas. Asistimos a granizadas terroríficas que tumban techos. A deslizamientos que causan muerte. A avalanchas que acaban con la producción agrícola y destruyen carreteras. En la televisión nos muestran a familias pobres y ricas, las unas armadas con baldes y las otras con motobombas, sacando el agua que se les metió hasta la sala, acabando con el sillón viejo o con la alfombra persa.
Ahora que estamos sumidos en una nueva temporada invernal, donde las lluvias se están haciendo cada vez más fuertes y continuas. Cuando cerca de 20 departamentos están viendo caer más agua que de costumbre. Cuando hay miles de personas, especialmente niños, sufriendo de enfermedades respiratorias y otras están asistiendo al médico por erupciones en la piel. Cuando el invierno está atrapando en la pobreza extrema a centenares de miles de compatriotas. Cuando está sucediendo todo esto, nos volvemos a percatar que no existe en Colombia una política de prevención de riesgos y sólo funciona un plan bastante mediocre de atención a los afectados por los desastres naturales.

16 comentarios:

Eduardo Prado dijo...

En Indonesio y en estados Unidos la situación está dificl en materia de inundaciones. Muchas personas muertas. Colombia también está muy afectada.

otoniel parra arias, editor director dijo...

ARTICULO DE HUMBERTO TOBON, "CON EL AGUA AL CUELLO" en ALFANOTICIAS.COM, también en la edición local en papel para esta semana

William Escobar herrera dijo...

Hola humberto gracias por tu mensaje lamentablemente son cosas que estan sucediendo
en todo el mundo pero tal vez no nosdamos cuenta que son cumplimientos apocalipticos que nuestro senor jesus cristo dejo plasmado en las
sagradas escrituras como una evidencia de su retorno.....lee este pasaje porfavor.
san lucas:cap 21 verso 25-28
ENTONCES HABRA SENALES EN EL SOL EN LA LUNA Y EN LAS ESTRELLAS Y EN LA TIERRA AGUSTIA Y CONFUNDIDA DE
LA GENTE ACAUSA DEL BRAMIDO DEL MAR Y DE LAS OLAS (CAMBIO CLIMATICO:SUNAMIS,HURACANES,TORMENTAS,TORNADOS
INVIERNOS TERRORIFICOS ETC.) LOS HOMBRES QUEDARAN SIN ALIENTO POR LA EXPECTACION DE LAS COSAS QUE SOBREVENDRAN
A LA TIERRA,PORQUE LA POTENCIA DE LOS CIELOS SERAN CONMOVIDAS.
ENTONCES VERAN AL HIJO DEL HOMBRE QUE VENDRAEN UNA NUBE CON PODER Y GLORIA.
Y CUANDO ESTAS COSAS COMIENSEN A SUCEDER ERGUIOS Y LEVANTAD VUESTRA CABEZA PORQUE LA REDENCION ESTA SERCA.

Edison Marulanda Peña dijo...

HOLA: ESTE ES UN ARTÍCULO MUY HÚMEDO, DR. TOBÓN; como diría Serrat en una canción, "Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio".

Alvaro Suarez Rivera dijo...

Hola Humberto
Es una situación muy grave y la conclusión de la columna es contundente

Un abrazo,

Ana Milena Rivas Restrepo dijo...

Buenos dìas, me parece intersante su artìculo y como intersado y estudioso de los temas medio ambientales, con respeto le solicito procurarme infromaciòn sobre el Protocolo de Kyoto, que inquietudes le genera este convenio, sus falencias, y si me puede recomendar personas que conozacan el tema y/ o literatura al respecto.

Lo anterior porque me encuentro haciendo una investigaciòn sobre el Protocolo de Kyoto.

Amparo Diaz - PNUD dijo...

Buenísimo. Concuerdo perfectamente y sobre ello vamos a hacer varios programas en el marco del proyecto ENAMORATE DE PLANETA.
besos

Rosio P. Gonzalo R.- Lima dijo...

Su articulo es muy interesante y preocupante a la vez, con el grupo caju peru la semana pasada participamos en un evento de sensibilizacion ante la problematica del agua, aqui en Lima. Saludos

Nelson palacio Vásquez dijo...

Excelente, mi amigo Humberto

Jose Miguel dijo...

Hola Humberto, si este es el comienzo y según el IDEAM ira hasta junio, y además de esto se SABÍA que el invierno iba a ser duro, la conclusión es que ní aún sabiendo las cosas nos preocupamos por lo importante y lo urgente por ahora "lamentablemente" es seguir con la aprobación del referendo

amaricana de curtidos dijo...

ES LA TRAGEDIA DE UNA SOCIEDAD EN GUERRA por muchos años. Triste y cierto, lo más grave es que comienza una época en la que
ni siqueira los países ricos se van a solidarizar con las desgracias de los pobres porque tampoco tienen de donde.

Jhon Alfonso Moreno dijo...

Hola Humberto. Su carta será publicada en la edición del día 4 de abril de Llano 7 días. Gracias.

Humberto Gutiérrez dijo...

ESTE 16 DE ABRIL TODOS A LA GRAN MARCHA CONTRA EL IMPUESTO PREDIAL NOSIVO PARA LOS PEREIRANOS, EXIJIMOS LA DEROGATORIA DEL ACUERDO

César Caballero dijo...

Humberto, me encanto

HECTOR GOMEZ PANIAGUA dijo...

Muchas gracias por el artículo. Es deprimente qu el EStado no tenga medios para atender a estos damnificados casos ni para hacer obras de ifraestructura que prevengan esta catátrofes, pues los necesitan para la defensa.

Un abrazo,

Lauro Gómez Blanco dijo...

Creame Don Humberto que lo lamento desde esta pobre Nicaragua por mis hermanos Colombianos de donde me vine hace 3 años, con mi esposa y tres niños. Su mensaje me trae a la memoria un texto de la biblia del profeta Isaias que dice LA TIERRA TIEMBLA COMO UN BORRACHO, PORQUE PESAN SOBRE ELLA LOS PECADOS DE LOS HOMBRES. Y peor aun cuando los que más sufren son los pobres y los inocentes. Ya LA VIRGEN LO DIJO EN GARABANDAL, EN FATIMA Y EN LA SALET, entre muchos otros sitios más donde dijo: hasta que mis hijos no dejen de ofender a su Creador no cesarán los azotes y que le duelen a un Dios que ama. De la misma manera que un padre le duele tener que castigar a su pequeño cuando no atiende los llamados de atención y las advertencias. Uno se pregunta en sus momentos de dialogo consigo y con las circunstancias: Y esa Colombia que se siente orgullosa con la impudicia de una Chakira o el Satanismo de una Juanes en quienes se ufanan de creer que tales son sus verdaderos representantes que ponen muy en alto el nombre de Colombia en el exterior, pero que tristeza cuando aquí en el exterior el mismo veneno se extiende y lleva la nota: Made in Colombia. Que tal Don Humberto que tuvieramos el coraje y la gallardía por encima de toda burla, silvido y desprecio gritar por todos los medios: VOLVAMOS A DIOS, VOLVAMOS AL QUE NOS HA CREADO, VOLVAMOS AL QUE NOS HA DADO LA VIDA, LOS SENTIDOS Y EL CUERPO CON EL CUAL TANTO LE OFENDEMOS.
Don Humberto, cuente con mi oración para que su treabajo tenga el mejor apoyo, porque ese que Usted realiza debe ser tambien un treabajo sagrado.