miércoles, 7 de abril de 2021

LAS CONSECUENCIAS DE LA TERCERA OLA DE LA COVID 19

 Es evidente que el puente festivo de “San José” en marzo, cuando se relajaron las medidas administrativas de restricción a la movilidad para contener el avance de la Covid 19, generó el inicio de una nueva ola de contagios, que se va a exacerbar con las aglomeraciones que se vivieron durante la “Semana Santa”, cuando se movilizaron por el país cerca de 4,5 millones de colombianos, muchos de los cuales no respetaron los protocolos de bioseguridad.

Los índices de positividad del contagio detectados en las últimas dos semana, hacen prever que seguirán creciendo, obligando al gobierno nacional a dictar medidas que buscan reducir el avance del virus, muchas de las cuales están siendo endurecidas por las autoridades locales y regionales, como sucede en Bogotá, Medellín, Santa Marta y Barranquilla, y que se están ampliando para cubrir espacios departamentales en Antioquia, Cundinamarca y Atlántico.

La gente se desentendió de los riesgos de la Covid 19, ahora con nuevas y más agresivas cepas y muchas personas mayores se han negado de vacunarse con peregrinos argumentos, que han sido desmentidos por las autoridades e, incluso, por los líderes religiosos.

Las consecuencias inmediatas de la nueva expansión del virus se relacionan con un aumento de los contagios, una mayor ocupación de las camas de unidades de cuidados intensivos y el crecimiento de la cantidad de muertes.

Hay también graves consecuencias para la vida económica y social por  el confinamiento parcial o total decretado por el gobierno. Confinar la población es una medida extrema, pero necesaria, y es la respuesta institucional a la falta de autocuidado personal. Los efectos de estas medidas conllevan a que las actividades económicas se paralicen. Los toques de queda nocturnos ordenados por la Presidencia para ciudades y departamentos con ocupaciones de UCI superiores al 70%, están afectando sectores que luchan por recuperarse económicamente como el de los servicios.

Con el confinamiento obligatorio total que se aplicará en Bogotá este fin de semana y hasta el martes, la industria, el comercio, la construcción, las ventas informales, el transporte, entre otros sectores, se verán perjudicados, así como millones de trabajadores.

El riesgo que subyace es que el virus se expanda mucho más y obligue al gobierno a decretar el confinamiento generalizado en gran parte del país. Y aunque nadie quiere que esto suceda, es una posibilidad que no se puede descartar, como sucedió en Italia, Francia, Alemania, Bélgica y muchos otros países, que están viviendo la tercera y/o cuarta ola de contagio de Covid 19.

Un nuevo encierro será catastrófico para la economía colombiana y para la convivencia social. No hemos interiorizado como sociedad las destructivas consecuencias que nos dejó lo ocurrido en 2020, cuando cerraron miles de empresas, perdieron el empleo millones de ciudadanos y se incrementó como nunca antes la pobreza y la miseria. ¿Queremos repetir la dosis?



miércoles, 31 de marzo de 2021

UNIVERSIDADES DISRUPTIVAS

 Varias de las grandes empresas del mundo han empezado a privilegiar el conocimiento y las habilidades de las personas que contratan, y se fijan cada vez menos en los títulos universitarios que exhiben, aunque no los desechan. Esto ha generado un impacto mayúsculo en varias profesiones y exigido que las universidades revisen sus modelos curriculares.

Que una persona conozca profundamente una acción y la sepa ejecutar eficientemente, es una ventaja competitiva altamente valorada por empresas de diverso orden en el mundo de las tecnologías de la información y de los servicios financieros y comerciales.

Los CEO de Google, Facebook, Apple, IBM y Microsoft, fueron los primeros en anunciar la decisión de vincular a sus proyectos personas con los talentos y las habilidades adecuadas y no necesariamente tituladas. A ellos se sumaron sus pares de Hilton, Bank of America, Ernst and Young, Starbucks, Costco Wholesale, Home Depot, Whole Foods, Lowe’s y una creciente lista de empresas emblemáticas a nivel mundial.

Las nuevas tendencias le están indicando a las universidades que es necesario ser disruptivas y salirse de su tradicional molde de formación, para poder ofertar profesionales que encajen en un mercado altamente competitivo y mediado por el uso de tecnologías de punta.

Las adaptaciones universitarias tienen que ver, por ejemplo, con la revisión de los años de permanencia de los estudiantes en las aulas. Y no es que se quiera relajar la calidad de la formación, sino que se debe cambiar el modelo, llevando a los estudiantes a una inmersión total, disminuyendo sus tiempos de vacaciones en mitad y fin de año y aumentando las horas diarias de estudio, con lo cual se cumplen, en un periodo más corto, los créditos que exigen las normas legales en materia educativa.

También es válida la revisión de los pensum para transitar hacia el modelo de “aprender, haciendo”, o sea, darle una atención especial a la práctica, con el fin de acumular experiencia y consolidar un portafolio profesional que sea optativo para el grado.

Es necesaria la inversión en tecnologías de última generación en los campos universitarios, que junto con el uso de programas complejos de simulación, ponen a los alumnos en una situación de evidente ventaja al momento de salir al mercado laboral.

Se agrega la irrupción de la educación en campos virtuales, que se aceleró durante la pandemia y que hoy compite con las universidades tradicionales, adoptando algunas de ellas el uso de metodologías y tecnologías avanzadas.

Muy seguramente los cambios que ya se están aplicando en muchas universidades alrededor del mundo, no tengan aplicación para la medicina o ciertas ingenierías, pero sí es posible para áreas como negocios internacionales, tecnologías de la información, ingeniería industrial, marketing manager, contaduría, administración financiera, medio ambiente, programación y desarrollo web, desarrollo de aplicaciones móviles, visualización de datos, medios de comunicación, comunicación y periodismo, ciencias del deporte y sicología.

Las universidades colombianas deberían vincularse a este movimiento disruptivo de la educación superior que ya se pasea por todo el mundo.



miércoles, 24 de febrero de 2021

COLOMBIA ESTÁ OBLIGADA A TRANSFORMARSE ECONÓMICAMENTE

51.000 millones de toneladas de gases de efecto invernadero son depositados a nivel mundial cada año en la atmosfera, a través principalmente de emisiones de CO2 producidas por el consumo de petróleo y carbón. Una situación insostenible, que está afectando gravemente el Planeta.

Frente a una realidad tan grave, que acelera globalmente el cambio climático, los grandes conglomerados financieros y las más poderosas multinacionales del carbón, se han visto forzadas a abandonar paulatinamente sus inversiones en este sector, y buscar espacio en otras industrias.

El Acuerdo de Paris, las decisiones del gobierno Chino y los anuncios del presidente Biden, relacionados con el control y posterior eliminación de las fuentes de energía contaminante, ya empezaron a tener consecuencias negativas muy notorias en las economías dependientes de los combustibles fósiles, como Colombia.

El abandono de operaciones carboníferas en Colombia por parte de los grandes jugadores mundiales y la devolución de las licencias otorgadas por la autoridad ambiental, le están indicando al país que es necesario cambiar urgentemente de modelo macroeconómico, porque estamos andando el camino equivocado.

Los departamentos y municipios donde se concentra actualmente la explotación de carbón, sienten un aumento descomunal del desempleo y una caída de sus ingresos por regalías e impuestos. En menos de cinco años verán completamente cerradas las minas, porque en el mundo la demanda cayó en cerca del 40% (2017 a 2020) y las únicas probabilidades de vender es llevando el producto a Asia, con costos que generan pérdidas cada vez mayores para los inversionistas. La cantidad de toneladas demandadas seguirá bajando, porque las termoeléctricas se están apagando.

Es el momento de repensar el futuro de la Nación y entender que el mundo sigue cambiando drásticamente. Ni el Banco Mundial ni los poderosos conglomerados financieros están prestando dinero para la exploración y explotación petrolera y carbonífera, como lo recuerda el exministro de Minas, Amilkar Acosta en El Tiempo. Quién lo creyera!

Las decisiones del gobierno colombiano que garanticen la introducción del país en cadenas de valor de alcance mundial, de las cuales estamos ausentes, son imperativas, para lo que es indispensable, en primer término, priorizar la inversión en ciencia, tecnología e innovación, que tradicionalmente es un sector que ha estado escondido en el fondo del baúl del presupuesto nacional. Lo segundo, es identificar los sectores que tienen posibilidades de competir en los mercados internacionales, basados en las tendencias de desarrollo y atrayendo inversión extranjera productiva. Tercero, modernizar las infraestructuras físicas y cubrir el territorio nacional con conectividad digital. Cuarto, hacer de la educación el epicentro de la política gubernamental, cambiando el modelo decimonónico y trayéndolo al siglo XXI.

Reiteradamente se ha pensado y ejecutado la gestión económica nacional bajo la premisa de que el petróleo y carbón son insustituibles. La realidad es que ellos no serán el sustento de la economía colombiana, como  tampoco lo serán suficientemente flores, banano, aguacate y café.

*Los comentarios no comprometen a la RAP Eje Cafetero, de la que soy Subgerente de Planeación Regional.

domingo, 21 de febrero de 2021

TAMAYO, UN GOBERNADOR CON EXPERIENCIA Y AUTORIDAD

La manera responsable como el gobernador de Risaralda Víctor Manuel Tamayo diseñó y ejecutó el plan de contención de la expansión de la COVID 19, es lo que permite tener hoy cifras reducidas de infectados en el departamento y ningún fallecido (domingo 21 de febrero).

No es fácil tomar decisiones que afectan la movilidad  ciudadana e impactan negativamente las finanzas de un grupo de empresarios. El gobernador Tamayo no se paralizó ni se arredró. Por el contrario, actuó rápido y debió soportar críticas. Pero el resultado que está logrando le da la razón a sus acciones de gobierno.

El mandatario risaraldense logró aumentar el número de camas UCI, garantizó la estabilidad del personal médico, impuso su autoridad con respeto pero con firmeza, consolidó la recuperación del hospital San Jorge y diseñó, junto con un equipo de especialistas, el plan de vacunación, que en las primeras jornadas es un éxito.

Víctor Manuel Tamayo ha demostrado que tiene la destreza, la experiencia y el manejo para enfrentar crisis tan graves como la que se desató con la pandemia.



miércoles, 6 de enero de 2021

LAS CONSECUENCIAS DE LA INDISCIPLINA SOCIAL

Millones de personas se movilizan por diferentes regiones del país durante la temporada de fin y principio de año, sin que les importe el riesgo de avivar el avance de la Covid 19, que ha ocasionado 44.000 muertes en los últimos 10 meses en Colombia. Los epidemiólogos están seguros que en enero y gran parte de febrero de 2021 aumentarán desproporcionadamente los infectados y el número de fallecidos.

Las asociaciones médicas y científicas le propusieron al gobierno nacional que confinara nuevamente el país en diciembre de 2020, tal como lo han hecho países europeos. Pero no fue posible. Las restricciones se siguen basando en el autocuidado. Sólo algunos alcaldes y gobernadores se arriesgaron a tomar decisiones drásticas, que evitan en buena medida que la crisis de la salud se profundice en sus territorios.

La fórmula del autocuidado no funciona como se pretende. Se impone la indisciplina social, que muestra grandes conglomerados comportándose de forma insensible e insolidaria, llevando al país a una situación insostenible en términos sanitarios y a debilitar o interrumpir los esfuerzos que se hacen para lograr sacar a flote una economía deteriorada, que condujo a la quiebra a miles de empresarios y dejado sin trabajo a millones de personas, que hoy están atrapadas en la pobreza.

Los medios de comunicación prodigan amplia información sobre la manera como la gente se tomó los ríos para pasar el desenguayabe de fin de año; la cantidad de quemados con pólvora; la violación del toque de queda y la ley seca a través de fiestas en plena calle o en reuniones clandestinas. Hay un desafío comunitario a la autoridad gubernamental y se impone el caos.

Este comportamiento irracional no ocurre sólo en Colombia. También se vive en los países desarrollados, donde el desorden rebasa los esfuerzos de las autoridades por mantener la disciplina.

Si la rebeldía causa, como lo aseguran los expertos, una disparada de los casos de contagio y se pone en riesgo el sistema hospitalario colombiano, sucederá lo que nadie quiere: un nuevo confinamiento obligatorio, con consecuencias dolorosas y desastrosas para la economía y la calidad de vida de la gente. Muchos países ya viven esta realidad debido a la segunda ola de contagios. España decretó un nuevo “estado de alarma” con toque de queda general; Francia también tiene toque de queda y cierre total de comercio e instituciones; en el Reino Unido hay confinamiento por cuarenta días; en Italia el estado de emergencia se extendió hasta el 31 de enero y hay toque de queda; Alemania tiene cerradas instituciones educativas y los centros de comercio hasta el 10 de enero.

Bogotá ya confinó por dos semanas tres localidades y la situación se complicará cuando regresen quienes se fueron de vacaciones. Cundinamarca, Tolima Risaralda y otros territorios han decretado restricciones, que podrían llegar a ser más estrictas con el paso de los días.

*Estos conceptos no comprometen a la RAP Eje Cafetero, entidad de la cual soy Subgerente de Planeación Regional




viernes, 20 de noviembre de 2020

FABIO ALFONSO LÓPEZ LIDERÓ LA TRANSFORMACIÓN DE PEREIRA

 

El gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo, le impuso la Gran Cruz de Risaralda en grado de Caballero a Fabio Alfonso López Salazar, por sus contribuciones al desarrollo del departamento y por haber liderado importantes causas políticas, administrativas, cívicas y empresariales.

El ingeniero López Salazar ha sido protagonista de los acontecimientos más importantes del desarrollo de Pereira en los últimos once lustros. En la función pública tuvo la ocasión de ejercer como alcalde de Pereira en dos ocasiones. Su primera impronta fue el diseño de un modelo de planeación para la ciudad, que permitió guiar la gestión administrativa durante varias décadas y servir como referente para la priorización de la inversión.

Su aporte se materializó, así mismo, en la apertura de nuevos espacios físicos que ayudaron a Pereira a acelerar el desarrollo urbanístico y dar un salto en términos de crecimiento. Por ejemplo, la construcción de la avenida 30 de agosto entre el aeropuerto y Belmonte, le ayudó a la ciudad a extender sus límites urbanos y a permitir que se pudiera iniciar una frenética actividad constructora en lo que hoy se conoce como Gamma y La Villa, además de ayudar a la conectividad con Cerritos y el norte del Valle del Cauca.

Haber iniciado la pavimentación de la vía San Joaquín – Alcalá, le abrió a Pereira inmensas posibilidades de desarrollo urbano, además de brindarles a los cafeteros de esa zona, poder transportar con mayor seguridad sus cosechas. Y como si fuera poco, esta carretera facilitó el intercambio comercial con municipios de los departamentos del Quindío y Valle.

En el largo listado de realizaciones de Fabio Alfonso López Salazar, hay dos obras esenciales: la ampliación del aeropuerto Matecaña, con lo cual la ciudad empezó a tener una mayor proyección nacional y la construcción de la Planta de Tratamiento La Corea, que garantizó que las familias y las industrias contarían con un servicio de acueducto permanentemente.

El Diario publicó una nota donde dio cuenta de la gran cantidad de proyectos que lideró López Salazar, especialmente relacionados con la infraestructura vial y de servicios públicos, que lo ponen en la condición de ser el Alcalde que más obras ha diseñado y ejecutado.

Estos plausibles resultados de su gestión administrativa, los alcanzó gracias a su innata habilidad para tejer relaciones públicas al más alto nivel, incluso, por encima de los intereses partidistas.

Se le reconoce, además, que desde su posición como alcalde, representante a la cámara y senador, impulsó a un grupo de profesionales jóvenes, a quienes vinculó a la actividad pública, y que luego se convirtieron en líderes sociales, empresariales y políticos que ayudaron a consolidar el desarrollo de Pereira.

El sector constructor, el gremio cafetero y la actividad periodística, lo tuvieron como animador de varios de los más emblemáticos proyectos de inversión que se han realizado en la capital de Risaralda. Sin duda, el verbo que mejor define a Fabio Alfonso López Salazar es el de Hacer.



miércoles, 11 de noviembre de 2020

APLACAR TEMPESTADES Y PROMOVER LA UNIDAD

El mundo asistió asombrado al anuncio de la decisión del presidente Donald Trump de abandonar el Acuerdo de Paris sobre cambio climático. Fue impactante saber que él autorizaba la explotación de hidrocarburos en áreas de protección ambiental. Prestó oídos sordos a las propuestas de frenar la producción de automóviles con motor a gasolina.

Trump no se fue por las ramas y puso a Estados Unidos por fuera de la Organización Mundial de la Salud, en plena pandemia de Covid 19. Acercó a los más fieros contradictores de Estados Unidos y se alejó del multilateralismo y especialmente de Europa. No le dio ninguna importancia a América Latina y se apoderó del BID.

El presidente Trump reniega de los científicos y los militares norteamericanos, promulga el racismo, no cree en los procesos de paz y odia a los migrantes.

A pesar de esta nefasta lista, Trump aumentó en ocho millones de votos su cauda electoral, frente a lo conseguido en 2016. Una situación asombrosa, que demuestra la profunda división social y política que se vive en Estados Unidos.

La llegada de Biden-Harris es asumida por el mundo libre como una esperanza de que será posible vivir sin miedo. Es seguro que la nueva pareja de la Casa Blanca se comportará de manera diametralmente distinta de lo que hace el actual inquilino, cuyas mentiras han degradado la política y puesto en pie de guerra a algunas facciones de norteamericanos que creen en las teorías de la conspiración.

Biden ya tomó algunas decisiones. Conformó un equipo científico para hacerle frente a la pandemia, luego de casi 250 mil muertos en Estados Unidos, sin que el gobierno federal adoptara acciones serias y responsables para frenar su expansión.

El electo Presidente, ya advirtió que retomará la agenda Obama en materia ambiental, lo que significa el impulso a fuentes de energía limpia y el regreso al Acuerdo de Paris. Abre la posibilidad de tener unas relaciones más cercanas con América Latina y, sin duda, será un impulsor del cumplimiento de los acuerdos de paz, en lo que se refiere a Colombia.

Volverá el multilateralismo a la agenda norteamericana, tal como confían los gobiernos democráticos y se sembrará esperanza sobre la paz mundial, especialmente en temas como el acuerdo de prohibición de armas nucleares.

Muy seguramente para recobrar la unidad americana, impulsará el dialogo pluripartidista. Se moderarán las políticas migratorias y no se consentirán los abusos de la Policía y de los supremacistas blancos contra negros, latinos y asiáticos.

Biden, que es un político de carrera, hábil en el manejo de crisis y con la experiencia suficiente en tejer alianzas, sabrá calmar las turbulentas aguas que hoy sacuden a Estados Unidos y podrá ser un líder carismático, afectuoso, cercano y responsable, que unirá a los habitantes en torno a grandes proyectos económicos, sociales, científicos y ambientales.

*Estos conceptos no comprometen a la RAP Eje Cafetero, entidad de la cual soy subgerente de planeación regional.



sábado, 31 de octubre de 2020

ADIÓS A SERPA, EL ÚLTIMO GRAN JEFE LIBERAL



La muerte de Horacio Serpa no nos tomó por sorpresa en mi familia. Éramos conscientes de su delicado estado de salud. Él mismo nos había contado sobre la gravedad de su enfermedad. Estaba luchando contra tres cánceres simultáneos, pero su ánimo, buen humor y lucidez se mantuvieron inquebrantables. Lo que sí estamos sintiendo es su ausencia. No sólo la ausencia de quien brindó su amistad de manera abierta y sincera, sino la de uno de los colombianos más importantes de los últimos cincuenta años.

Un episodio que demuestra la textura de la cual estaba hecho Serpa, ocurrió a finales del mes de mayo pasado, en medio de su enfermedad. Me llamó a decirme:

-          - Óigame Humberto, leí su columna sobre la pobreza. A propósito de esto lo llamo para hacerle una propuesta, escribamos juntos un libro sobre Pobreza, porque esta vaina, con la pandemia, nos demostró que es más grave de lo que todos creíamos.

Me planteó argumentos y escuchó algunas cifras. Fue una conversación de 16 minutos. Quedamos con un plan de trabajo para esta nueva aventura académica. Ya habíamos tenido varias en el pasado, una de ellas con el libro “Haciendo país” y otra con el portal Ola Política.

En julio pasado, volvió a llamar, para disculparse porque no había cumplido las tareas del cronograma acordado. – Han sido semanas muy duras con la quimioterapia y Rosita no me deja mover. Fue su disculpa, antes de anunciar que ahora sí arrancaría.

A finales de agosto fue nuestra última conversación. Hablamos de la política nacional, del proceso judicial contra Uribe, de la situación del país, de cómo iba la región cafetera y se despidió asegurándome que ya había escrito unas cuantas “cuartillas” sobre el tema de nuestro libro y yo le respondí que ya tenía lista la batería de indicadores y procesada mucha información teórica sobre el tema.

El proyecto del libro está en ese mismo estado en que se encontraba durante la conversación de hace dos meses.

Sobre la salud de Horacio Serpa me mantuve enterado por su hijo, el senador Horacio José. La noticia de su deceso nos hizo derramar no pocas lágrimas a mi esposa Ana Milena, que fue su asesora en el Senado en el periodo de aprobación de la Justicia Transicional; a mi hija Sara, que en varias ocasiones se durmió plácida en la sala del apartamento de Serpa, mientras yo trabaja con él en los debates parlamentarios; y a mí, que lo acompañé durante casi 25 años en su trasegar político, donde acumulamos varias derrotas en las elecciones presidenciales, pero incontables victorias morales sobre temas como la paz, la democracia, la equidad, la salud y el medio ambiente, que se tradujeron en leyes que hoy son esenciales para el desarrollo humano y el progreso del país.

Colombia perdió la oportunidad de contar con una de las personas mejor preparadas para ejercer la Presidencia de la República. Sin embargo, el privilegio de conocer su talento como gobernante lo tuvo Santander durante los cuatro años en que ejerció como Gobernador, época durante la cual obtuvo todos los premios y reconocimientos a su excelente gestión administrativa. El Congreso de la República lo recuperó para sus huestes entre 2014 y 2018 y fue pieza clave, como jefe del liberalismo, para que se pudiera lograr el acuerdo de paz con las FARC, tal como lo reconoció el entonces presidente Santos.

Fue durante varios periodos Jefe Único del Partido Liberal. Supo conducir la colectividad a importantes victorias legislativas y sumar la mayor cantidad de concejales, diputados y alcaldes elegidos en Colombia. Hasta el momento es el liberal que mayor cantidad de votos logró en las urnas en toda la historia de esta organización.

Además de librar una batalla ardua y estoica contra la muerte durante muchos meses, también libró una lucha por salvaguardar su buen nombre, ante las injustas acusaciones de la familia del líder conservador Álvaro Gómez, de haber sido, junto con el expresidente Samper, los autores intelectuales de su asesinato. Por fortuna, el primero en desmentir esa posibilidad fue su contradictor, el exembajador de Estados Unidos en Colombia, Myles Frechette. Y ahora, la claridad se hizo evidente con el anuncio de los líderes de las FARC, incluyendo a varios desertores de esta exguerrilla, de que fueron ellos quienes ejecutaron el magnicidio. Serpa salvó su honor en este tema antes de morir.

Recordaremos a Horacio Serpa con cariño y agradecimiento, por habernos permitido ser sus amigos y por vincularnos como colaboradores en proyectos de gran envergadura y trascendencia para la historia de Colombia, muy especialmente el relacionado con la paz.

Nuestro abrazo para Rosita, quien le prodigó en todas las horas un inmenso amor a Horacio Serpa. Solidaridad y condolencias para Sandra, Rosita y Horacio José, quienes tienen la obligación de preservar y difundir las ideas de quien fue uno de los íconos latinoamericanos de la Socialdemocracia.

Descanse en paz, Jefe.

miércoles, 28 de octubre de 2020

CON QUÉ DERECHO DESTRUYEN EL PARQUE LOS NEVADOS

Cómo es posible que en el área de la Laguna del Otún persista la ganadería extensiva, sin que ninguna autoridad haya actuado para frenar este desafuero. Cómo se explica que el proceso de deforestación del ecosistema de la Laguna del Otún haya convertido este sector en un desierto.

Con qué derecho se ha arrasado con las coberturas vegetales endémicas, para ampliar las áreas agrícolas en sectores del Parque Nacional Natural Los Nevados y muy especialmente en el Páramo de Santa Isabel y el Paramillo del Quindío, donde el primero ha perdido la mayor parte de su manto de nieve, y el segundo sea, como dijo el Procurador Nacional Ambiental y Agrario, un “peladero”.

A la Laguna del Otún que se surte del deshielo del Nevado de Santa Isabel, según los expertos, le quedarían doce años de existencia, mientras que para el Ministerio Público, no tendría más de cuatro años de servicio ambiental.

Lo que vieron funcionarios de la Carder, Ministerio de Ambiente, Parques Nacionales y la RAP Eje Cafetero, cuando visitaron hace algunos días la Laguna del Otún, fue un enorme desierto con olor a azufre. También se encontraron ganado y siembras de papa, actividades que están prohibidas y que deben ser proscritas, para que no le sigan causando daño a un ecosistema del cual depende el agua para alrededor de cuatro millones de personas que viven en cuatro departamentos. A esto se debe sumar la prohibición total del turismo, que está afectando drásticamente el entorno y sólo permitir el ingreso de investigadores y del personal que estará a cargo en su recuperación.

Por fortuna para este ecosistema, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Ibagué declaró el Parque Nacional Natural de Los Nevados como sujeto especial de derechos para su protección, recuperación y conservación con enfoque integral. De esta manera se esperan proteger las 58.300 hectáreas de su extensión.

Esta decisión judicial implicará que 16 municipios de Caldas, Quindío, Tolima y Risaralda, además de sus autoridades ambientales, los ministerio de Ambiente, Minas y Transporte, las agencias de minería, licencias ambientales e infraestructura y Parques Nacionales, empiecen a hacer inversiones en este complejo de paramos y nevados.

El ministro de Ambiente, en visita a Manizales, anunció que con dineros de cooperación internacional se invertirán $22.000 millones en la intervención en Santurbán – Berlín, Guanacas – Puracé – Coconucos, Pisba y Parque Los Nevados. Una buena intención, pero con recursos evidentemente muy escasos.

Ante la inminencia de que la Laguna del Otún se sequé en los próximos años, el director de la Carder, Julio César Gómez, anunció un plan de intervención en la zona amortiguadora del páramo, una tarea que también deben acometer las otras autoridades ambientales de la región.

Gómez está de acuerdo con erradicar todas las actividades antrópicas relacionadas con la minería, agricultura y ganadería, e incluso con el ecoturismo de esta zona de paramos, que deberían ser, en su consideración, santuarios de conservación, en los que haya una restauración activa con especies endémicas y la promoción de corredores biológicos.

·          Los argumentos del texto no comprometen a la RAP Eje Cafetero, entidad de la cual soy Subgerente de Planeación Regional.



miércoles, 23 de septiembre de 2020

MENOSPRECIO POR LAS MUJERES EN EL MERCADO LABORAL

El daño económico y social que produce la pandemia de la Covid 19 es histórico en todas partes del mundo. Pero su impacto es especialmente fuerte en países con una economía débil como la nuestra.

Pero no todas las personas sienten los efectos negativos de la misma forma y con la misma intensidad. Ha quedado comprobado que las mujeres colombianas han visto disminuir su calidad de vida, sus ingresos y sus oportunidades en índices muy superiores al de los hombres, durante los siete meses que llevamos de la pandemia. Pero su mala situación no es nueva ni debe asombrarnos. Es un comportamiento social endémico que las ha marginado y menospreciado.

La situación de las mujeres en nuestra sociedad se puede resumir así: son más pobres, más desempleadas, con menos incidencia política y gerencial y ganan menos que los hombres. De paso son más violentadas física, sicológica y sexualmente. Una radiografía que denota exclusión y marginalidad.

Deteniéndonos sólo en los datos de empleo, encontramos que en el trimestre mayo-julio de 2020 el desempleo afectó al 25,5% de las mujeres en edad de trabajar (17% de los hombres). La tasa global de participación de ellas en el mercado laboral fue 44,9% (68,4% en los hombres). La tasa de ocupación femenina llegó a 33,4% (56,8% de los hombres)

Por efecto de estos indicadores, el 64,5% de la población económicamente inactiva es femenina (35,5% masculina). Del total de mujeres desocupadas, el 40,8% corresponde a mujeres jóvenes (14 a 28 años de edad).

Las mujeres son mayoría laboral en el comercio, atención de la salud humana, actividades artísticas, alojamiento y servicios de comida, servicio doméstico y sector financiero y de seguros. Pero esto no se traduce en una remuneración justa y equilibrada: ellas reciben en promedio el 17% menos de pago que sus pares masculinos por  desarrollar las mismas actividades.

Y los datos en el mercado laboral siguen mostrando los desequilibrios. Sólo el 25% de los empleadores son mujeres (75% corresponde a hombres). Ellas son el 56% de los trabajadores sin remuneración. El 90% de los empleos domésticos son femeninos. Y en los trabajos por cuenta propia, ellas apenas representan el 36%.

La situación laboral de las mujeres se agrava si son jóvenes, con pocos estudios, de procedencia campesina y perteneciente a minorías étnicas como afros e indígenas.

¿Es posible cambiar esta situación? Gran parte de la decisión está en la capacidad de gestión y presión por parte de las mujeres, que presentan el 50,7% de la población total del país, y el 51,7% de los 36,6 millones de ciudadanos facultados para votar.

*Este comentario no compromete a la Región Administrativa y de Planificación RAP Eje Cafetero, entidad de la cual soy Subgerente de Planeación Regional.



domingo, 2 de agosto de 2020

LA REACTIVACIÓN SOCIOECONÓMICA DEL EJE CAFETERO


Cierre de centros comerciales a partir de hoy por COVID-19En el Eje Cafetero, a raíz de la crisis del café a finales de los años 80 y principios de los 90, se fortalecieron y/o iniciaron varios sectores de la economía que hoy tienen un importante peso en el desarrollo de la Región. Figuran entre ellos la manufactura, la metalmecánica, la agroindustria, el turismo, el comercio, la producción agropecuaria, el transporte, la logística, la salud, la educación, entre otros, algunos con magníficos resultados socioeconómicos y de innovación.

Pero no toda dicha es eterna. Cuando las cifras de la economía regional empezaron a mostrar unos indicadores constantes de crecimiento, se nos puso de frente una variable dañina que nadie tenía entre sus expectativas: La Covid 19. Y los efectos negativos se empezaron a sentir de inmediato.

La decisión gubernamental del confinamiento y el consecuente cierre de la gran mayoría de actividades económicas y sociales no esenciales, desembocó en un desempleo creciente, que hace que ciudades como Pereira (24,9% a junio 2020) y Manizales (25,6%) pierdan casi una década de esfuerzos por mejorar el mercado laboral; mientras Armenia (33,5%) sigue profundizando su crisis en materia de empleo.

La pobreza monetaria y la distribución del ingreso, que en gran medida habían mostrado a la Región Cafetera como un ejemplo de eficiencia en el escenario nacional, hoy se convierten en una amenaza para la estabilidad de miles de familias de nuestros departamentos que se habían posicionado en los primeros escalones de la clase media y en una nueva frustración para aquellos que luchaban denodadamente para salir de la trampa de la pobreza.

Tenemos unos campesinos que desesperados piden auxilio, al igual que aquellos empresarios del turismo, la hotelería, los restaurantes, los bares y los comercios, que intentan sobrevivir a esta crisis, pero no encuentran aún la forma de iniciar la reactivación económica con un financiamiento seguro y constante.

Los grandes empresarios también libran una lucha frontal por mantenerse en pie. Han dado muestras de resiliencia y de indeclinable compromiso por contribuir a evitar que se ahonde la crisis social.

Todos aspiramos que esta tragedia termine pronto. Es evidente que la solución no viene sólo de las decisiones del gobierno nacional, pero sí es el que marca la pauta de comportamiento y tiene control de la llave para abrir las posibilidades de una más rápida recuperación. Ojalá todos sus anuncios se vuelvan realidad.

La Región Eje Cafetero podrá salir airosa de esta crisis si persiste en trabajar unida, tal como se han comprometido los gobernadores de los tres departamentos. Los otros actores del desarrollo territorial tienen un ejemplo a seguir.

*Los comentarios no comprometen a la RAP Eje Cafetero, donde me desempeño como Subgerente de Planeación Estratégica.


domingo, 24 de mayo de 2020

LA POBREZA MONETARIA CRECERÁ COMO ESPUMA


Familia que habita en una zona vulnerable de Cartagena, en el sector conocido como “la falda” del cerro de La Popa.
Todos los estudios de las entidades públicas nacionales, los centros académicos especializados y los organismos internacionales, coinciden en que una vez concluya la pandemia de la Covid19, la pobreza crecerá, aunque difieren en su magnitud.

La última cifra de pobreza monetaria revelada por el DANE, da cuenta de que en 2018 esta llegó al 27%, creciendo 0,1 punto porcentual (pp) frente a 2017 (un primer signo de alarma). En cifras redondas, los pobres sumaban 13 millones.

Frente a la ocurrencia de la Covid19, Planeación Nacional hizo público entre los especialistas un estudio (primero de mayo de 2020) sobre los impactos de esta pandemia en las cifras de pobreza. El escenario más positivo es que la pobreza monetaria crecería 3,5 puntos porcentuales y los pobres serían 15,4 millones al finalizar 2020. El escenario más negativo (aunque es el más realista), concluye que habría un aumento de la pobreza de 9,6 puntos porcentuales, lo que significa que Colombia tendría 18,4 millones de pobres.

La  Comisión Económica para América Latina, prefirió irse por una línea intermedia y dice que la pobreza aumentaría 5.5 puntos porcentuales y que el país finalizaría el año con 16,4 millones de pobres.

Mientras que la Universidad de Los Andes a través del Observatorio de Coyuntura Económica y Social, concluyó que la pobreza nacional por ingresos aumentaría 15 puntos porcentuales y esto afectaría a 21,2 millones de personas.

Dicho de manera más sencilla, los estudios consideran que llegarían a la línea de la pobreza entre 1,8 millones y 7,5 millones de nuevas personas. Un hecho histórico que hace que los avances logrados por Colombia en la última década prácticamente se pierdan en tres meses.

Las razones de este dramático aumento de la pobreza tienen que ver con las consecuencias generadas por el confinamiento obligatorio ordenado por las autoridades gubernamentales, que paralizó alrededor del 80% de las actividades económicas e hizo que se perdieran 1,6 millones de puestos de trabajo formal (dato DANE de enero a marzo de 2020) y que la mayoría de la población en condición de informalidad se quedara prácticamente sin ingresos, golpeando especialmente a aquellos considerados como de clase media-baja (muy vulnerables), o sea familias con ingresos mensuales cercanos a $1,2 millones.

Teniendo como base el informe de Planeación Nacional (mayo 2020), los departamentos del eje cafetero, por ejemplo, tendrían impactos severos. En el mejor escenario Caldas aumentaría la pobreza de 22.1% (2018) a 25% (2020), Quindío de 24,1% a 28,3% y Risaralda de 17,7% a 21,3%, respectivamente.

En el peor escenario, pero más realista, la pobreza aumentaría con base en los datos de 2018 en 11,6 puntos porcentuales (pp) en Caldas; 11,3 pp en Quindío; y 12,3 pp en Risaralda, lo cual dejaría el índice de pobreza monetaria al finalizar 2020 en 33,7%, 35,3% y 30,1%, respectivamente, en cada uno de estos tres departamentos.

La solución a estos gravísimos impactos está en las decisiones macroeconómicas del gobierno nacional y en el comportamiento de la economía general del país. Las autoridades municipales y departamentales tienen una contribución marginal en los temas de pobreza monetaria.

miércoles, 13 de mayo de 2020

EL REVOLCÓN QUE CAUSA LA COVID19


Prevención: ¿Usar tapabocas evita la propagación del COVID-19? El ...La Covid19 llegó para convulsionar la sociedad. Nadie se salva de su espectacular y terrorífica irrupción. Todos los sectores han sufrido el impacto demoledor de esta pandemia, que recorre los confines de la Tierra, dejando a su paso desolación, pobreza, miedo y muerte.

Con la aparición del coronavirus se aceleró con excepcional rapidez el destape de nuestras heridas sociales, que estaban cubiertas por el maquillaje de las estadísticas y de los sonoros discursos que pregonaban una realidad esplendorosa y un futuro brillante y colorido.

La pandemia dejó al desnudo que nuestra realidad es crítica. Que los que posaban como “clase media” enfrentan una crisis de liquidez que los pone contra las cuerdas en condición de vulnerabilidad. Que quienes habían creído que se habían librado de la pobreza, con seguridad volverán a caer en ella. Que los ricos, saben que tendrán que pagar la reconstrucción social y económica del país y que si no lo hacen se enfrentarán a una crisis sin precedentes y con consecuencias inenarrables.

También la Covid19 apabulló la economía y está a punto de demoler el equilibrio de las finanzas públicas. Además, mostró la cara cínica y el comportamiento impúdico de unos banqueros que están pavimentando el camino ardiente que recorrerán hacia el infierno.

Igualmente, la pandemia proyectó la conducta estúpida de líderes como Trump y Bolsonaro, la imprevisión de Johnson y la decepción que produjo en millones de latinoamericanos la actitud de López Obrador.

El abandono, el hambre y el sufrimiento de millones de personas no han sido óbice para que la malignidad de los corruptos aparezca por todas las hendijas, tal como ocurre en Colombia, donde hasta los militares aprovechan para desangrar las finanzas públicas y echarse a la bolsa muchos pesos (dólares y euros), sabiendo que ese dinero hace falta para paliar las necesidades de esas familias que están obligadas a una repetición de cuarentenas, sin que tengan la seguridad de sus alimentos y para garantizar el funcionamiento de los hospitales, carentes de medicamentos y equipos para atender a los infectados.

Covid19, sin embargo, también ha puesto de presente la solidaridad de millones de personas que trabajan por el bienestar de los más desvalidos y el desprendimiento y el compromiso del personal médico, que a pesar del desprecio de algunos sectores de la sociedad y del gobierno nacional, siguen dando la batalla por arrebatarle a la parca miles de enfermos.

Además, la naturaleza ha tenido un respiro. El aire está muy limpio, el agua es más cristalina y los animales menos amenazados.

La pandemia nos ha cambiado el presente. ¿Ocurrirá lo mismo con el futuro?